Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatro Real vuelve al cole

La institución presenta su programación infantil y juvenil y sus programas formativos. Javier Fesser dirige este otoño uno de los cursos monográficos

Enseñar, ilustrar, cautivar, pero también romper prejuicios. “Se cree que la ópera es cara, que no es un plan en grupo… queremos demostrar que no es así”. En la mesa del Teatro Real donde se presentaban las novedades de la temporada esta era la melodía constante. Y a eso suenan los espectáculos que celebran su bicentenario. “Arrancamos el segundo año del programa formativo, que se consolida en la Universidad y colegios y a través de talleres”, resumía Ignacio García Belenguer, director general del Teatro, “y se estrenan cinco espectáculos infantiles y juveniles nuevos”, añadía Juan Matabosch, su homólogo artístico, “junto a dos reposiciones”. El cineasta Javier Fesser impartirá uno de los talleres, como parte del programa de formación.

Para hacer la selección de contenidos, el equipo dramático ha apostado por la pedagogía y la empatía para todas las edades (y con un rango de precios desde los nueve euros para niños y los 16 para adultos). Y ha hecho hincapié en la adolescencia. “Porque cautivar a los pequeños es más fácil, se admiran por todo”, explicaba Rita Consentino, al cargo de la parte pedagógica, consciente de que conectar a los jóvenes con la ópera “cuesta más”. “Tenemos [en octubre] la ópera Dido & Eneas (A hipster tale), y hablamos de acoso escolar”, explicaba Matabosch “con lo que se identifican”. Lo mismo intenta la ópera cómica El teléfono (o el amor a tres), que se podrá ver en marzo. “Habla de la incomunicación”, relataba el director artístico.

Además de sus títeres, con El desván de los juguetes, y su concierto de fin de año, Mi madre la oca, repiten los talleres dominicales en la sala Gayarre. Invitan a entrar en la estética de Carmen, de Aida, en las pinturas de Sorolla, la Filarmónica de Viena o incluso 13 Rue del Percebe. Las experiencias musicales, en la sala de Orquesta, acercan el piano a niños desde 10 años, con la música de Prokófiev, Clara Schumman o Chopin, entre otros, en los dedos de la pianista Marina Gurkova. También se subirá a las tablas el Cine antiguo con músicas nuevas, donde en enero un piano pondrá música en directo a las películas de Charles Chaplin.

La formación es una de las mayores apuestas. Además del programa del ‘Real Junior’, con sus abonos, sesiones familiares, pases escolares y en cines, retransmisiones de obras en colegios de Madrid y de otras comunidades (como Aragón, Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia), el año pasado arrancaba un programa universitario, por el cual 30 centros formativos ofrecen créditos que se obtienen en el Real. “En nuestros estatutos está la formación, pero para entusiasmar, para romper prejuicios”, exponía Laura Furones, directora de Publicaciones. Así, el programa, “pionero en Europa y que acogió a 2.000 jóvenes el año pasado”, acerca la universidad a la escena.

La oferta formativa se completa con monográficos y talleres, algunos para todas las edades y otros para menores de 35 –previa petición de plaza en la web www.teatro-real.com– con maestros tan inspiradores como Javier Fesser que impartirá No me cuentes películas… ¡hazlas!, los días 20, 21, 27 y 28 de octubre y el 10 y 11 de noviembre. “El concepto está ligado a ‘Pena de muerte’, que era una ópera, son artes muy afines”, explicaba García Belenguer; o ‘Storytelling: todo es ópera’, impartido por el experto en la materia Pablo Laporte los días 19, 22, 23, 29 y 30 de septiembre. Además, habrá monográficos sobre Aída, sobre el teatro musical norteamericano o sobre la ópera de posguerra, entre otros. “Los jóvenes llegan con la idea de que este no es su sitio, que es la casa de unos pocos”, resume Furones, “pero queremos catalizar la emoción de asistir a una ópera para gente de todas las disciplinas”.