Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Roger Subirachs, 'Roger', dibujante y director de arte

Transitó del cómic contestario a la 'línea clara' y desarrolló una amplia carrera en el cine

El pasado 30 de agosto fallecía en Barcelona Roger Subirachs (Barcelona, 1956), un autor fundamental en la evolución del cómic españolen los 70 y 80 que participó en el prolífico movimiento underground barcelonés, impulsado por la creatividad desbordada de autores como Mariscal o Nazario.

Hijo del escultor Josep Maria Subirachs, Roger se incorporó muy joven al colectivo de creadores El Rrollo Enmascarado, aportando historietas a publicaciones míticas como Pauperrimux Comix, Catalina, De Quommic, Diploma d'Honor o Purita, casi siempre en compañía de la que sería su mujer, la también dibujante Isa Feu. Como gran parte de los autores de ese colectivo, formó parte inicial de la revista El Víbora (La Cúpula, 1979), con series como Vaselín y Loto o Camarada Emili Piula, en la que se retrata la Guerra Civil desde la mirada de un anarquista en Cataluña, reconocida no solo como una de las primeras en tocar este tema, sino también como de las más importantes.

Su evolución artística le alejaría de la rebelde línea chunga para formar parte de la redacción fundacional de Cairo, otra revista clave de la evolución del cómic español, donde se reclamaba una nueva estética basada en la conocida como línea clara. Roger dibujaría para esta publicación series como Destino gris o Roberto Ruina, con guiones de Montesol e Ignacio Molina, respectivamente, que no le impedirían volver de forma puntual a la revista de La Cúpula, con series como Una cierta calma, sobre guiones de Tornassol. Su trazo, cada vez más estilizado y avanzado, pasaría en 1985 a la particular experiencia creativa que supuso la efímera etapa del TBO, con la serie Los fabricantes de estrellas, junto a Ramón de España.

La profunda crisis que la historieta vivió a finales de la década de los 80 lo alejó definitivamente del panorama editorial, en busca de nuevos campos creativos que encontró en el cine, donde trabajaría como director de arte en filmes como Ya no me acuerdo (Vila San Juan, 1996), Dues Dones (Enric Folch, 1998) o El pianista (Mario Gas, 1998), y sobre todo junto a Vicente Aranda, con quien realizó películas como Juana la Loca (2001), Carmen (2003) o Tirant Lo Blanc (2006). También fue escenógrafo y diseñador en series de televisión como Cròniques de la veritat oculta (1997), Makinavaja (1997) o Pepe Carvalho (1999).