Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno recurrirá la ley balear de los toros ante el Constitucional

La norma aprobada prohíbe la muerte del animal y el maltrato durante la corrida

El novillero Jesús Enrique Colombo lidia en la Feria de Santiago, en la plaza de toros de Santander.
El novillero Jesús Enrique Colombo lidia en la Feria de Santiago, en la plaza de toros de Santander. EFE

El Gobierno ha anunciado hoy, martes, que recurrirá ante el Tribunal Constitucional la recién aprobada ley para regular las corridas de toros en Baleares que prohíbe la muerte y el maltrato del animal en la plaza. El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, se lo ha comunicado a la consejera de Cultura del Gobierno balear, Fanny Tur, durante una reunión en la Secretaría de Estado de Cultura, en la que le ha trasladado que el Ejecutivo central considera que la nueva normativa vulnera la Constitución, al invadir competencias de la Administración General.

El secretario de Estado le ha recordado que las Cortes aprobaron hace cuatro años la ley que regulaba la tauromaquia y la declaraba patrimonio cultural. También le ha mencionado a la consejera balear la sentencia dictada en 2016 por el Constitucional en la que se confirmaban las competencias del Estado para garantizar la conservación y la promoción de la tauromaquia como patrimonio cultural.

En declaraciones a la cadena SER, la consejera balear ha calificado la actitud del Gobierno de "injerencia" en una comunidad autónoma, "cosa a la que nos tienen habituados". Tur también ha manifestado su sorpresa por el hecho de que se hable de tauromaquia en una reunión sobre cultura porque lo considera "un oxímoron, son dos conceptos incompatibles". Durante el encuentro, ha afirmado afirma que se ha limitado a explicar al secretario de Estado que se trata de una ley impulsada por los grupos parlamentarios y que trasladaría el anuncio del recurso al Gobierno regional y a las formaciones de la Cámara.

La Fundación Toro de Lidia ha calificado de "argucia" la ley aprobada por el Parlamento autonómico y cree que su fin último es "prohibir las corridas de toros desnaturalizando su esencia y haciéndolas por tanto irreconocibles". El PP va más allá y considera que la normativa "suena a sectarismo", en palabras del vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto. "No conozco al detalle la iniciativa pero he apreciado en algunos gobiernos en los últimos tiempos cierto sectarismo. Aquello que encaje en mis ideas lo potencio, lo financio y le doy toda la visibilidad, y aquello que no coincide con lo que yo pienso lo oculto, le pongo dificultades y establezco todas las trabas posibles", ha defendido Maroto en declaraciones a la cadena Cope.

La nueva ley entrará en vigor en unos días y prohibirá la muerte del toro durante el festejo, así como el sufrimiento del animal. Las corridas solo podrán contar con un máximo de tres astados, que no estarán más de diez minutos en el ruedo. La ley, impulsada por PSOE, MÉS y Podemos también limita los utensilios del torero para realizar la faena, que se reducen al capote y la muleta, vetándose de forma expresa el uso de "banderillas, puyas, espadas y rejones". Tanto los astados como los toreros tendrán que pasar un control antidopaje antes del espectáculo. La ley no afecta a las corridas que están programadas durante este verano en las plazas de Mallorca.