“Cuando saquemos el gato gay sí que se va a montar un pollo”

La autora del cartel de la Feria del Libro de Madrid comenta las polémicas sobre su obra

El gato que protagoniza el cartel de la Feria del Libro.
El gato que protagoniza el cartel de la Feria del Libro. Ena Cardenal de la Nuez

Apareció un gato. Rojo y con los bigotes convertidos en páginas de un libro. Y la Red estalló. “Infantil”, “naif”, “poco serio”. Estos fueron lo adjetivos más amables que se llevó su creadora, la diseñadora gráfica Ena Cardenal de la Nuez (Las Palmas, 1968). Nunca un cartel de la Feria del Libro de Madrid había causado tanta sensación, para bien y para mal. Su autora no se lo podía creer cuando empezó a recibir notificaciones en su móvil la tarde del miércoles. “¡Yo no tenía ni idea de esta movida! He visto comentarios muy bestias en las redes, he descubierto que pueden ser muy crueles y muy viscerales. ¡Pero si solo es un gatito!”, afirma después del revuelo montado.

Cardenal de la Nuez, que lleva más de 20 años trabajando en el diseño de catálogos de arte y para arquitectos con un estilo mucho más abstracto y geométrico que el presentado para la Feria, y que ha obtenido varios premios por sus obras, reconoce que ha vivido dos días insoportables. Con acusaciones hasta de nepotismo. “Ni que yo fuera la prima de Carmena [Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid]”, comenta. La elección de su cartel es, sin embargo, mucho más simple.

Como explica el director de la feria, Manuel Gil, estos carteles los elige el propio equipo del evento de forma independiente. En realidad, escogen al diseñador, no el cartel, para el que hay absoluta libertad creativa. Comenzaron a pedir opiniones a expertos y a una revista de diseño gráfico sobre creadoras de proyección “y trayectoria excelente” a principios de año. Entre las sugerencias aparecía en varias ocasiones el nombre de Ena Cardenal. “Analizamos sus trabajos, nos parecieron excelentes y le encargamos el cartel. Cuando nos lo entregó nos encantó y pensamos que funcionaría estupendamente. Consideramos que el trabajo ha superado nuestras expectativas”, señala Gil, quien además desde el principio deseó que la persona elegida fuera una mujer. “Porque apenas ha habido mujeres que hayan diseñado este cartel. Y seguiré apostando por ellas”, añade.

“Quería provocar una sonrisa”

Esto ocurrió hace tres meses. La propia Cardenal de la Nuez comenta que se llevó una sorpresa cuando la llamaron para este trabajo, ya que nunca había tenido nada que ver con la feria. Enseguida se puso a darle vueltas y su primera idea fue la del gato, aunque la descartó y siguió trabajando en otros bocetos más cercanos a su estilo. “Sin embargo, pensé que la feria es una cosa muy popular. Es ese momento en el que vas a El Retiro y estás feliz. Quería provocar una sonrisa y no hacer algo muy cool”, confiesa.

El gato se quedó merodeando por su mesa de diseño. Nunca desapareció. La idea se asentaba en el concepto de ‘gato’ como gentilicio madrileño —“Mi padre era madrileño y me decía que éramos medio gatas, aunque yo soy canaria. Y se me ocurrió que si los madrileños son gatos, pues estaría bien ponerle un libro en vez de los bigotes”— y en lo popular de la feria, “donde van niños, abuelos, todo el mundo”, insiste.

De hecho, aguarda una sorpresa. Hay preparada una serie de carteles con gatos de varios colores: blanco, verde, amarillo, azul. Y hasta uno que haga referencia al movimiento LGBT y que tendrá la bandera arcoíris. “¡Cuando saquemos el gato gay sí que se va a montar un pollo!”, admite entre risas. Serán carteles dedicados a la apertura de la ciudad “donde hay gente para todos los colores”, indica. En cualquier caso, como destaca Gil, “nunca se había hablado tanto del cartel como esta vez, así que si sirve para que se hable de la feria, objetivo cumplido”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS