Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Ríos, Los Secretos y Burning tocarán en homenaje a Manolo Tena

Más de veinte artistas se reunirán el 4 de abril, un año después de la muerte del músico, en un concierto benéfico

El artista Manolo Tena. Ampliar foto
El artista Manolo Tena.

Un año después de la muerte de Manolo Tena a los 64 años, más de una veintena de artistas y amigos del músico madrileño se reunirán el próximo 4 de abril en un concierto benéfico de homenaje en la sala La Riviera, según un comunicado de PrensArtistas, organizador del evento. Miguel Ríos, Los Secretos, Javier Vargas, Burning, Ana Belén, Victor Manuel, Sole Giménez, Antonio Carmona, Nacho García Vega y Pancho Varona son algunos de los músicos que participarán desinteresadamente en un espectáculo cuyo beneficios irán destinados, por decisión de los hijos de Tena, al Proyecto Hombre, que trabaja en la prevención, rehabilitación y reinserción de adicciones. “Es digno de ovación, nos emociona y nos hace continuar luchando”, han declarado Mercedes Rodríguez y Marcelo Rodríguez, la directora general y el presidente de esta ONG.

Según la organización, "será una velada para recordar y salvaguardar la obra y memoria de este genio", de voz carrasposa y estilo chulesco que ha pasado a la historia como un emblema de la movida madrileña. Sonarán temas como Marilyn, Quiero Bailar un Rock n Roll, Frío, Sangre Española, Llévame hasta el Mar y Tan Raro. El espectáculo contará también con la presencia de músicos que han acompañado a Tena durante su carrera, como Jaime Asua y Florencio (Cucharada), miembros de las bandas Alarma!!! y Cucharada, que el artista nacido en Lavapiés integró en la década de los 70 y 80.

Será "un concierto entre amigos y destinado al público para el que [Tena] escribía con el único fin, como siempre decía, de 'llegar a los corazones de la gente sensible, transigente y de buena", explican los organizadores. Fascinado por John Lennon, Tena dejó la escuela de adolescente para trabajar de limpiabotas, botones, camarero. Aunque comenzó en grupos de rock en la agonía del franquismo, el mayor éxito lo alcanzaría por su cuenta, alcanzando su máxima popularidad con Sangre española, en 1992. Sus problemas con las drogas, que reflejó en letras como la de Frío, le apartaron de su carrera durante años en los que, como dijo alguna vez, descendió a los infiernos. Solo en el último año antes de su muerte, tras siete de silencio discográfico, pareció recobrar el pulso con un álbum y un documental sobre su figura, la de un superviviente maldito de la movida.