Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FIL GUADALAJARA

Adiós Latinoamérica, hola Madrid

La FIL echa el cierre a su 30 aniversario pensando ya en el invitado de 2017

Martha Cantú, gerente comercial del FCE; Benito Taibo, escritor mexicano, Marisol Schulz, directora de la FIL, Paco Ignacio Taibo, escritor mexicano, Eduardo Rabasa y Felipe Rosete, editores de Sexto Piso.
Martha Cantú, gerente comercial del FCE; Benito Taibo, escritor mexicano, Marisol Schulz, directora de la FIL, Paco Ignacio Taibo, escritor mexicano, Eduardo Rabasa y Felipe Rosete, editores de Sexto Piso.

Adiós Latinoamérica, hola Madrid. La Feria Internacional del libro de Guadalajara cierra este domingo la edición con la que ha celebrado su 30 aniversario. Nueve días frenéticos que han tenido como eje central la literatura de América Latina. El año que viene, el invitado será Madrid, siguiendo una estela marcada en otras ediciones por Los Ángeles o Cataluña.

La FIL se despide tras haber sido visitada por 813.000 personas, un 3,25% más que en 2015. A Guadalajara, la tierra del mariachi y el tequila, llegaron 751 autores, 2.042 casas editoriales de 47 países y más de 20.000 profesionales del libro. Un balance que sirve para ponerle números a esta mastodóntica feria, al mayor encuentro literario en español.

El rumano Norman Manea fue galardonado con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, EL PAÍS celebró su 40 aniversario y Enrique Krauze ha obtenido el reconocimiento al mérito editorial. Se realizaron 751 presentaciones de libro, a la que acudieron 319 agentes literarios, además de escritores como Elena Poniatowska, George R R Martin o Mario Vargas Llosa. Con el carpetazo final, El PAÍS reúne a sus protagonistas.

Rosa Montero (Madrid, 1951), autora de La hija del Caníbal o Historia del Rey Transparente. “La primera vez que vine, en la quinta edición, los salones eran muy desangelados. Parecía una feria de tractores. La FIL ha crecido y se ha sofisticado”.

“La Fil siempre me asombra, pero esta vez ha dado un salto mortal. Nunca ha sido tan grande, tan compleja y tan eléctrica. Al tener a América Latina como invitada se corría el riesgo de perder cohesión, pero no ha sido así. Esta feria siempre ha tenido una vitalidad enorme, como un gran cuerpo que palpita con miles de brazos, como un pulpo o un coro. Me parece la bomba que Madrid sea la próxima invitada. Creo que la vitalidad de la FIL y la de Madrid va a ser un gran matrimonio”.

 

Marisol Schulz, directora de la FIL.

“Ha sido una edición maravillosa. Estamos hablando de 30 años ininterrumpidas de una feria que no ha parado de crecer. Yo comencé a venir como editora universitaria, hace exactamente 30 años. Creo que el cambio más evidente fue la ampliación, hace ya casi diez años, de las instalaciones del recinto ferial ¡ya no cabíamos! Éramos tantos los expositores y tantos los visitantes que era imposible moverse por los pasillos. Este año, el objetivo del pabellón de América Latina era poder tener un acercamiento inmediato con nuestro invitado de honor. Basta detenerse unos minutos y contemplar el espacio para darse cuenta de cómo la gente se apropia de él, se hacen fotos para el recuerdo, visitan el área de exposición y venta o se suman a las diversas actividades que tienen como escenario el auditorio del pabellón. Para el año que viene, el público tiene una gran expectativa de la presencia literaria, cultural y editorial de Madrid, una ciudad que todos los mexicanos sentimos muy cercana”.

 

Alberto Fuguet (Santiago de Chile, 1964) autor de Sudor y responsable de la antología de cuento McOndo. “Me gusta la idea de haber puesto sobre el tapete qué es América Latina. Algún año el invitado podría ser el país Pop, o la región más gráfica o el mundo gay”.

“Siempre es intenso y divertido. Es un gran lugar para encontrarse con otros. La elección de Latinoamérica como invitada fue ambiciosa, quizás fue mejor la idea que el resultado final. Cuando vine en la edición que invitaron a Chile todo estaba más cohesionado. Es difícil, pero esta vez no se percibía mucho sentido de equipo. Autores de los países pequeños se sentían un poco apabullados ante la enormidad de la feria. El pabellón latinoamericano me pareció un poco errático, parecía como un aeropuerto. Me gustó de este año la combinación de alta y baja cultura. De Vargas Llosa a George RR Martin o los booktubers”.

 

Martha Cantú, gerente comercial de Fondo de Cultura Económica. “En la liberaría del pabellón de Latinoamérica, más de la mitad de los ejemplares eran importados. Nuestra editorial va a cerrar esta edición con un aumento de ventas del 10%”.

“Creo que la FIL es la mejor feria del mundo. Fráncfort no está abierta al público y eso hace a esta feria especial. Ya lleva muchos años siendo el líder indiscutible en el mundo editorial en español por encima de las citas de Madrid o Buenos Aires. El hecho de contar con América Latina como invitado ha sido un reto para nosotros. Hemos hecho un esfuerzo mucho mayor por importar material de nuestras 8 divisiones de latinoamericanas. Es interesante la invitación a Madrid. Esperemos que haya una representación plural de autores y editoriales”.

 

Eduardo Rabasa, (Ciudad de México, 1978), editor de Sexto Piso. “Ha sido una edición más tranquila que otros años: menos figuras mediáticas y ningún escándalo”

“La Feria ha evolucionado y nosotros con ella. En la primera edición que vinimos, en 2003, compartíamos stand con una editorial de biografías de santos. Fue una pesadilla. Todo va aumentando de escala. Para nosotros estos nueve días de feria equivalen a un mes de facturación. También notamos una mayor internacionalización. Antes era un evento muy marcado por la literatura en español y ahora hay cada vez más presencia de autores, editores y agentes más allá del español”.

 

Paco Ignacio Taibo II (Gijón, 1949), escritor hispanomexicano y exdirector de la Semana Negra de Gijón. “La política de traer a los niños y a los jóvenes a la feria es muy inteligente. Antes de la FIL, en Guadalajara no se leía”.

“Llevo 24 años viniendo. Creo que coexisten dos ferias. Una por arriba, que se está volviendo un poco conservadora, de alfombra roja, ceremonia burocrática y políticos que no leen. Y otra por abajo, que sí recoge el latido del país. Cada día hay siete u ocho actos muy interesantes. Invitar a América Latina ha sido también inteligente porque no había ningún país de la región que actualmente pudiera ofrecer más de 20 autores interesantes. Sin embargo, lo libros siguen siendo muy caros. Las editoriales no son imaginativas, optan por los ingresos fáciles y los libros chatarra”