Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el fotógrafo David Hamilton en plena polémica por las acusaciones de abusos sexuales

Los servicios de emergencias han encontrado el cuerpo del artista en su domicilio parisino

David Hamilton, en 1983, posa delante de varias de sus fotografías. (AFP)

El fotógrafo británico David Hamilton se suicidó anoche en su domicilio parisino, tras ingerir sustancias médicas que fueron halladas junto a su cadáver. Hamilton, de 83 años, se encontraba desde hace una semana sumido en una gran polémica, después de que la presentadora Flavie Flament acusara al fotógrafo de haberla violado cuando tenía 13 años. El escándalo aumentó cuando tres otras mujeres, antiguas modelos del fotógrafo, denunciaron que también abusó de ellas cuando eran adolescentes y veraneaban en distintas localidades del sur de Francia.

David Hamilton, en 2013, delante de una de sus obras.
David Hamilton, en 2013, delante de una de sus obras. AFP

Hamilton negó repetidamente los hechos desde que su nombre salió a la superficie. “Soy inocente y debo ser considerado como tal”, exigió. La polémica empezó tras la publicación de la novela autobiográfica La consolation, a mediados de octubre, en la que Flament relata la agresión sexual que le infligió “un célebre fotógrafo” durante su adolescencia. La presentadora, de 42 años, prefirió no revelar su identidad para evitar “ser denunciada por difamación”. Sin embargo, el nombre de Hamilton no tardó en circular por las redes sociales y su página en la Wikipedia fue modificada por un anónimo para recoger las acusaciones. El fotógrafo declaró entonces estar “indignado respeto a la ausencia total de respeto a la presunción de inocencia”. “La instigadora de este linchamiento mediático busca sus 15 minutos de gloria, a través de la difamación. Presentaré varias denuncias en los próximos días”, advirtió el pasado miércoles.

Antiguo colaborador de la revista Elle y decorador de los grandes almacenes Printemps, Hamilton inició su carrera como fotógrafo a mediados de los 60 en París, huyendo de su Inglaterra natal, que consideraba demasiado puritana. El fotógrafo se especializó en los retratos de jóvenes modelos, capturados en un marco bucólico y vaporoso, que se inspiraba en la Lolita de Nabokov y “su obsesión por la pureza”.

Las mujeres que posaron ante su cámara fueron, a menudo, adolescentes, rubias y de ascendencia nórdica, a las que retrató en imágenes impregnadas de una niebla erótica que, con el paso de las décadas, pasaría a despertar más indignación que hechizo. A partir de los noventa, se empezó a detectar en ellas una perversión inadecuada al fotografiar a una menor. Hamilton se dedicó entonces a fotografiar naturalezas muertas y composiciones florales, lamentando que la desnudez se hubiera convertido “un tabú”. “Existe deseo en mis fotos, claro está. El arte sin sexo no existe”, afirmó en una entrevista publicada en Le Parisien en 2015. “Pero […] he sido un hombre sensato, más bien tímido. Estas fantasías solo están en mi cabeza”.