Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ateneo Español apuesta por el futuro

La sede del exilio republicano en México busca afianzarse como un punto de encuentro cultural, científico y artístico

Carmen Tagüeña, presidenta del Ateneo, Enrique Del Val (izquierda) y Enrique Fernández Fassnacht Ampliar foto
Carmen Tagüeña, presidenta del Ateneo, Enrique Del Val (izquierda) y Enrique Fernández Fassnacht

Autores notables de la literatura y la poesía iberoamericana. Hombres de ciencia inmersos en la búsqueda incesante por el conocimiento. Artistas, músicos, juristas, periodistas, arquitectos… El Ateneo Español se convirtió desde 1949 y durante la segunda mitad del siglo XX en uno de los grandes pilares de la vida cultural e intelectual de México. Eso cambió hace unos años. La menor presencia de refugiados españoles en la capital mexicana y la caída en el número de socios situó a la sede del exilio al filo del abandono y la desaparición.

El Ateneo sobrevivió gracias al apoyo de los Gobiernos de ambos países, pero enfrenta un reto generacional mayúsculo: acercarse a los hijos y los nietos de los republicanos, que comparten los lazos afectivos y biológicos a ambos lados del Atlántico. "Somos una organización pequeña pero importante y necesitamos poco a poco ceder el testigo a las nuevas generaciones", reconoció este miércoles la presidenta del Ateneo, Carmen Tagüeña, en un acto conmemorativo.

La máxima responsable de la institución agradeció el apoyo de las secretarías de Educación y Cultura del Gobierno mexicano y detalló que los fondos recibidos se destinaron a acercar el acervo de la institución a las nuevas generaciones de mexicanos y españoles. Estas acciones incluyen la digitalización de 12.000 documentos, la restauración de 200 libros, la mejora de la página web y la creación de Cátedra, una red social de contenido educativo. Tagüeña remarcó también que entre las previsiones está la creación de un consejo de jóvenes para conocer sus necesidades.

"El Ateneo personifica perfectamente la hispanidad de México y la mexicanidad de España", dijo el embajador español, Luis Fernández Cid de las Alas. Los funcionarios mexicanos reafirmaron, por su parte, el compromiso del país norteamericano con el Ateneo y con que consiga retomar su protagonismo cultural. Esta institución, el Colegio Madrid y el Colegio Luis Vives son las únicas organizaciones republicanas que siguen en pie en México. "Nos complace poder sumarnos a este esfuerzo, es algo que tenemos que hacer", insistió Saúl Juárez, que acudió en representación del secretario de Cultura mexicano.

Tagüeña pidió que los apoyos, claves para el funcionamiento del Ateneo, se hagan institucionales y que centros de educación superior como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico se sumen a su consejo directivo. El acto conmemorativo contó con dos conversatorios. El primero ofreció una perspectiva histórica de las instituciones del exilio y de origen republicano, como el Colegio de México (Colmex, la antigua casa de España) o el Colegio Madrid. "Se superaron muchos prejuicios sobre la idea de acoger a ‘rojos comunistas’ que venían a ‘comer caviar y tomar champaña", explicó con ironía Clara E. Lida, directora de la Cátedra México-España del Colmex. El segundo trató sobre los exiliados y la cultura mexicana con una perspectiva a futuro. También se puso a disposición de los asistentes algunos de los nuevos recursos bibliográficos y digitales del Ateneo.

Más información