Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vanesa Martín y el amor por la creación

La cantante, que acaba de sacar nuevo disco, protagoniza hoy ‘Letras contadas y cantadas’ en Los Matinales de EL PAÍS

Vanesa Martín en la sede de Warner Music en Madrid, esta semana.
Vanesa Martín en la sede de Warner Music en Madrid, esta semana.

Uno no siempre toma las mejores decisiones cuando está de copas. Vanesa Martín, sin embargo, lo clava. Tras asistir a un concierto de Pablo Alborán, se fue a tomar algo con su amigo y su productor, Eric Rosse, y ella acabó la noche señalándole con el dedo y anunciando: "You are gonna be my next producer" ("Tú vas a ser mi próximo productor"). De esa declaración realizada con nocturnidad y alevosía surgió un viaje a Los Ángeles y un disco que sale a la venta este viernes, Munay (Warner). El sábado la cantante mostrará algunas de esas canciones en el espectáculo Letras contadas y cantadas dentro de Los Matinales de EL PAÍS. Un concierto en el que se podrá escuchar música y también los versos de su libro Mujer océano, que va por su cuarta edición.

"Es increíble que me haya entendido tan bien con él, porque iba con miedo por el tema del idioma". Los músicos con los que ha contado son habituales en las giras de Bruce Springsteen, John Mayer y Bob Dylan, entre otros. "Se ponían a contar anécdotas entre ellos, por ejemplo, sobre Bryan, y a mí se me quedaba una cara en plan: 'No me puedo creer que estén hablando de Bryan Adams". Asegura que la grabación de este disco la ha cambiado: "La Vanesa que se fue a Los Ángeles no es la misma que ha vuelto". De donde acaba de regresar es de Argentina, donde ha llegado a ofrecer 20 entrevistas algún día.

Munay se trata de una palabra quechua que representa toda una filosofía de vida basada en el amor por la creación, por las cosas que nos rodean. "No me imaginaba que una palabra pudiera resumir todo lo que siento. Es como cuando realmente haces el trabajo que has querido hacer y te sientes orgullosa y feliz y piensas, a ver si a la gente ahora le gusta". Su amiga Patri le descubrió la palabra después de que la malagueña le enviara algunos textos y demos. Martín se puso a llorar porque acababa de descubrir el título de su nuevo trabajo. Patri es la actriz protagonista del videoclip de Complicidad, el primer single del álbum.

Han pasado casi diez años desde que Vanesa llegara desde Málaga con su maleta y su guitarra para empezar a tocar en los bares madrileños. Entonces, sus padres le dijeron que no la iban a apoyar, aunque en realidad la visitaban cada dos por tres para ayudarle en todo lo que podían. Esos comienzos siguen siendo motivo de charla en las comidas familiares. "Mi madre hasta se pone a llorar y me dice: '¡Ay, hija! Es que me acuerdo de cuando iban a verte cuatro o cinco y eso que al menos estábamos nosotros", bromea la artista.

En esos momentos el país todavía estaba hipnotizado por el fenómeno Operación Triunfo: "Ha habido una evolución natural desde entonces, por mucho que salgas en la televisión, si no tienes talento no triunfas, y la industria se dio cuenta de que centrar todo en un programa era erróneo". La cantante se muestra preocupada por que sus palabras puedan ser malinterpretadas: "Soy muy respetuosa con el camino que elige cada uno. Yo elegí el tradicional, pero eso no quiere decir que sea el mejor. Con Chenoa tengo amistad, a Manuel Carrasco lo adoro y también he coincidido con Bisbal, Bustamante...".

Hasta este año no se ha decidido a plasmar sus versos en forma de poesía. "Sentía que podía parecer que me estaba entrometiendo en algo que no era lo mío". Después de una comida que acabó con un "no" por su parte, Planeta acabó convenciéndola y ahora está feliz, y a punto de sacar la quinta edición de Mujer océano. "Sufrí un poco de angustia hasta llegar al punto de no dormir porque estaba con la gira, el libro... hasta que les pedí un poco más de tiempo y me relajé".

Aviso para futuros entrevistadores: que no pregunten a Vanesa Martín solo por el amor y el desamor. "No es que me enfade es que me dan ganas de preguntar si no han leído el libro, porque hay textos sobre la amistad, el suicidio, la hipocresía frente a la crisis de los refugiados, sobre mi abuela, sobre un verano de locura con mis amigas... De todo".