Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yvonne Blake, elegida presidenta de la Academia de Cine

La figurinista ha recibido el apoyo de 193 de los 248 votos emitidos. Estaban llamados a votar 1.200 académicos

La diseñadora de vestuario Yvonne Blake, recién elegida presidenta de la Academia de Cine.

La figurinista Yvonne Blake, premio Nacional de Cine y ganadora de un oscar y cuatro goyas, ha sido elegida esta mañana presidenta de la Academia de Cine durante la Asamblea General que se ha celebrado en la sede madrileña de la institución. Blake, presidenta en funciones desde julio, tendrá como vicepresidentes a sus compañeros de terna el director y guionista Mariano Barroso y la actriz Nora Navas. Es la 15.ª presidencia en 31 años de institución, lo que demuestra lo complicado del cargo, y la tercera en los últimos 18 meses.

La candidatura de Blake ha logrado 193 votos a favor de los 248 emitidos. Hubo 50 en contra: por primera vez se podía votar en contra de una terna que fuese la única aspirante. Estaban convocados a votar 1.200 académicos, que incluso podían hacerlo online y por correo. El anterior presidente, Antonio Resines, -que también había llegado al cargo en funciones tras la dimisión de su predecesor, Enrique González Macho- se benefició de la ratificación automática al no tener rivales en las anteriores elecciones, el 5 de mayo de 2015. También se han contabilizado 3 votos en blanco y 2 votos nulos. Han participado aún menos que la última vez que hubo votación: González Macho obtuvo, en mayo de 2015, 290 votos contra los 110 obtenidos por la candidatura de la productora Pilar Baquero. Tras anunciarse su designación, Blake ha dicho a la asamblea, según el Twitter de la institución: "La Academia debe ser la casa de todas las personas que hacen cine. Son muchas las cosas que podemos y debemos hacer para proteger e impulsar nuestro cine".

Al no cambiar el funcionamiento de la Academia, Blake se encontrará de nuevo con el problema que hizo dimitir el pasado julio a Resines: los choques entre la presidencia y la junta directiva, formada por 28 vocales de las 14 especialidades que alberga la institución.

En su reunión del pasado 19 de julio, cuando la Junta directiva ratificó a Blake como presidenta interina y a Judith Colell como vicepresidenta interina, también hizo efectivos los relevos de seis miembros de la junta que habían abandonado sus cargos tras la dimisión de Resines. Entre los dimitidos estaban el director Emilio Martínez Lázaro, al que suplió Azucena Rodríguez; el director de fotografía José Luis Alcaine (entró Tote Trenas); los técnicos de efectos especiales Reyes y Óscar Abades, ahora reemplazados por Raúl Romanillos y Juan Ramón Molina; el montador Guillermo S. Maldonado fue sustituido por Iván Aledo y finalmente el animador Julio Díez Miguel entró por Pedro Eugenio Delgado.

Además de esa dimisión en masa, la junta encaró el despido del director general Porfirio Enríquez el 21 de septiembre. Desde su elección, saltaron chispas con los presidentes. El director general es quien lleva el día a día de la institución y la junta —que es quien decide quién ocupa este puesto— le puso dos días antes de las elecciones de 2014 que revalidaron a González Macho. Hace meses, antes de la dimisión de Resines, hubo un primer intento de despido de Enríquez, que no cuajó ante la indemnización que blindaba su contrato. Finalmente, se ha decidido echarle costara lo que costara.

A finales de septiembre, en su primera comparecencia ante académicos y prensa -a la que asistieron no más de 50 compañeros de la institución- Blake (Manchester, 1938) anunció unos Goya más austeros e insistió en un programa con más "transparencia". "Debemos renovar los estatutos, hacer más fácil el acceso de los nuevos miembros. Queremos flexibilizar estas entradas". Sobre el conflicto que llevó al anterior presidente a dimitir, explicó: "La junta directiva no obstruirá lo que vayamos a hacer. No creo que haya discrepancias. No creo que haya problemas con nosotros. En el pasado hubo problemas sobre dineros gastados por la presidencia y la dirección sin pasar por la junta directiva, de forma opaca. Queremos traer más transparencia a las decisiones". El panorama que le toca afrontar parece muy complejo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información