Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una acusada del fraude a la Alhambra admite que se hizo con “total descaro”

La inculpada afirma que había conocimiento de la venta irregular de entradas desde 2002

Acusados en el juicio por el fraude a la Alhambra.
Acusados en el juicio por el fraude a la Alhambra. EFE

María del Pilar A. B, inculpada en el fraude a la Alhambra, la red clandestina de venta de entradas al margen del Patronato y por la que hay encausadas 49 personas (cuatro de ellas ya han pactado las condenas), declaró ayer que los acusados consideraban el monumento "su cortijo" y que el fraude se llevó a cabo con “total descaro”. La mujer, cuñada del principal investigado, Francisco Castillo, y administradora de una de las agencias implicadas (Washington Irving Travel), ha aceptado nueve meses de cárcel por apropiación indebida y falsedad.

"Actuaban con total descaro. No solo no se escondían sino que alardeaban de ello, pensaban que aquello era su cortijo y la gente tenía miedo de hablar", ha declarado la acusada, quien ha defendido que "nunca leyó lo que firmaba" y que el fraude se conocía desde 2002.

Según su relato, "entraban al recinto más personas que entradas" y "siempre les dejaban pasar los mismos" trabajadores, normalmente desde el acceso por los palacios nazaríes. "Había grupos de 30 con entradas para 15 y grupos sin entrada o con entradas ya cortadas". María del Pilar A. B. ha señalado que su cuñado "proveía a todo el mundo". 

La Audiencia de Granada juzga hasta diciembre un fraude que ha supuesto unas pérdidas directas al Patronato de la Alhambra de 3,5 millones de euros, a los que se adhieren 3,15 millones por daños al conjunto monumental derivados de los excesos de aforo. El medio centenar de acusados se enfrenta a penas por  apropiación indebida, estafa, falsedad en documento mercantil, daños al patrimonio y cohecho.

La declaración de María Pilar A. B. ha sido la primera que ha recogido el magistrado José Requena Paredes en el primer interrogatorio que se ha celebrado sobre el caso Alhambra. Todavía restan 42 sesiones y este martes será el turno del principal acusado en la trama: Francisco Castillo.

La exdirectora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca, también se sentará en el banquillo pero en calidad de testigo: entre el 10 de octubre y 15 de noviembre. El Patronato de la Alhambra reclama 6,6 millones de euros por perjuicio económico y daños materiales al monumento entre el 2002 y 2005.

De los 45 acusados que seguirán declarando desde mañana martes, la fiscalía pide nueve años de prisión y una multa de 9.000 euros para diez de ellos. Los 35 restantes se enfrentan a la petición de cuatro años de cárcel y un total de 2.160 euros de multa.

Más información