Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lav Diaz gana el León de Oro del festival de Venecia con ‘The woman who left’

Óscar Martínez y Emma Stone se llevan los premios a los mejores intérpretes

El director Lav Díaz con el León de Oro.

El cineasta filipino Lav Diaz ha ganado el León de Oro de la Mostra de Venecia con The woman who left, una cinta de cuatro horas donde vuelve a examinar los rincones más oscuros de la historia de su país. Este desenlace no era improbable, ya que la película había sido acogida con grandes aplausos, pero fue saludado por su valentía. El galardón consagra a un autor semidesconocido para el gran público, pero que hace años que se ha convertido en presencia obligatoria en los mayores certámenes de cine en Europa. En una edición marcada por un nivel poco memorable, el jurado encabezado por el director Sam Mendes decidió premiar a una de las únicas películas que habían dado relieve a la competición y generado entusiasmo crítico. Fue en el último tramo del certamen, ya que The woman who left fue presentada el último día. Emocionado y sorprendido, el director dedicó el premio a su país. “Al pueblo filipino, por su lucha”, se limitó a decir al recoger el galardón.

Diaz, de 57 años y responsable de una veintena de películas, es un autor de reconocida radicalidad, que se ha especializado en hurgar en la cultura de la violencia en su país, y que no duda en dinamitar las convenciones del circuito comercial rodando películas de larguísima duración. En la pasada Berlinale, ya destacó con A Lullaby to the Sorrowful Mystery, un fresco histórico de ocho horas en total, que se hizo con el premio Alfred Bauer a la película más vanguardista. Solo seis meses después, Diaz se alza con el mayor galardón en Venecia con su última película, protagonizada por una mujer que recupera la libertad tras 30 años en la cárcel por un crimen que no cometió.

La historia transcurre en 1997, mientras los secuestros se multiplican en Manila, Hong Kong es devuelto a China y Diana de Gales fallece en un accidente en París. Horacia planea, mientras tanto, su venganza. De día, planifica cómo ejecutar su plan. De noche, deja pasar las horas frecuentando los bajos fondos de la ciudad junto a una transexual y un vendedor ambulante. Diaz pone en escena la reinserción de esa protagonista, interpretada por la presentadora televisiva Charo Santos, a través de una serie de largos planos fijos en blanco y negro, en una cinta más límpida y accesible de lo que puede parecer. El premio cierra una especie de ciclo: fue en Venecia donde Diaz empezó a despuntar a finales de la década pasada, donde películas como Death in the Land of Encantos y Melancholia fueron premiadas en una sección paralela.

El Gran Premio del Jurado fue para Nocturnal animals, del diseñador de moda Tom Ford, que regresaba a la dirección cinematográfica tras su aplaudido debut con Un hombre soltero. En este caso, Ford vuelve a adaptar una novela, Tony y Susan, del estadounidense Austin Wright, en una película que establece un paralelismo entre dos relatos distintos: uno real y el otro, de ficción, entre los que se establecen paralelismos que diluyen la frontera entre una y otra. Protagonizada por Amy Adams y Jake Gyllenhaal, la película está arropada en un manto fastuoso que no logra disimular del todo sus numerosos defectos. Parte de la crítica había encontrado deshonesta y superficial esta película, que habla de insatisfacción vital y de masculinidad herida con más pretensión que sustancia.

Lav Diaz recoge el premio.

El galardón al mejor director fue a parar, ex aequo, al mexicano Amat Escalante por La región salvaje, una de las películas más debatidas en este festival, y al veterano cineasta ruso Andréi Konchalovski por Paradise, acogida con un entusiasmo que parecía apuntar a trofeos más relucientes. La película de Escalante, que ya se llevó el mismo premio en Cannes con un durísimo filme titulado Heli, parte de cuatro personajes interrelacionados por vínculos malsanos en el México de hoy. El auténtico protagonista de la película, que alterna el realismo social con el cine de géneor, es un extraño monstruo de fálicos tentáculos que procura un placer absoluto pero también destructivo, con el que los protagonistas terminan acostándose. El otro latinoamericano que aspiraba a un premio importante era el chileno Pablo Larraín por Jackie, la biografía de la viuda de JFK, pero tuvo que conformarse con el premio al mejor guion, destinado a Noah Oppenheim.

En los apartados de interpretación, el argentino Óscar Martínez se hizo con el premio al mejor actor por El ciudadano ilustre, donde interpreta brillantemente a Daniel Mantovani, un Nobel de Literatura que decide volver a su pueblo natal, que inspiró toda su obra, para recibir un homenaje. Allá volverán a abrirse heridas mal cerradas y a desatarse numerosas rencillas con sus antiguos amigos y vecinos. El actor dedicó el premio al país que se lo entregó. “Gracias a una constelación de creadores única en el mundo, en Italia se produjo sin ninguna duda el mejor cine del siglo XX”, afirmó. Por su parte, la estadounidense Emma Stone fue considerada la mejor actriz por La La Land, el musical que abrió el festival, que casi ninguna de sus sucesoras había logrado hacer olvidar. La joven estrella hollywoodiense, que interpreta en la película a una aspirante de actriz de un incurable romanticismo, logra así su primer galardón de envergadura, que premia la luz particular que desprenden todas sus interpretaciones.

La única cineasta en la competición oficial, Ana Lily Amirpour, obtuvo el premio especial del Jurado por The Bad Batch. Y la joven alemana Paula Beer, protagonista de Frantz, de François Ozon, completó el palmarés con el galardón Marcello Mastroianni al intérprete revelación del festival.

Palmarés

León de Oro: The woman who left, de Lav Diaz.

Gran Premio del Jurado: Nocturnal Animals, de Tom Ford.

León de Plata al mejor director: ex aequo, Amat Escalante, por La región salvaje y Andréi Konchalovski por Paradise.

Copa Volpi a la mejor actriz: Emma Stone, por La La Land.

Copa Volpi al mejor actor: Óscar Martínez, por El ciudadano ilustre.

Mejor guion: Noah Oppenheim, por Jackie.

Premio especial del Jurado: The Bad Batch, de Ana Lily Amirpour.

Premio Marcello Mastroianni al intérprete revelación: Paula Beer, por Frantz, de François Ozon.

Premio a la mejor ópera prima: The Last of Us, de Ala Eddine Slim.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información