CRÍTICA | CRIMINAL

Un delirio para Kevin

Costner apenas si logra poner la rodilla en tierra porque el producto es un desastre de principio a fin

CRIMINAL

Dirección: Ariel Vromen.

Intérpretes: Kevin Costner, Tommy Lee Jones, Gary Oldman, Ryan Reynolds, Jordi Mollà.

Género: espionaje. EE UU, 2016.

Duración: 113 minutos.

Hubo un tiempo en que Kevin Costner fue el perfecto hijo imposible de Gary Cooper. El rostro reencarnado de la honestidad, la decencia y el heroísmo del americano medio, insobornable sin necesidad de abandonar su cotidianidad: Los intocables, Campo de sueños, Robin Hood, príncipe de los ladrones, JFK, Bailando con lobos, Wyatt Earp. Pero los destinos de Hollywood son a veces insospechados y, sobre todo, las equivocadas elecciones profesionales pueden tumbar incluso mitos.

Y Costner cayó en una lona de olvido de la que pretende ahora levantarse, reconvertido, como algunos compañeros de generación, en improbable y sexagenaria estrella del cine de acción. Carisma tiene para ello. Liam Neeson, de 64 años, ya lo es. Y Mel Gibson, de 60, otro que regresa del infierno, estrena la semana que viene Blood father. Ahora bien, con Criminal, Costner apenas si logra poner la rodilla en tierra porque el producto es un desastre de principio a fin.

En un momento en el que hasta la última entrega de la saga Bourne parece un sucedáneo de sí misma, atreverse con un sucedáneo de la original, espionaje y (falta) de memoria, recomposición de una vida mientras se avanza a base de patadas, solo puede ser obra de Millennium Films, productora empeñada en acabar con el mundo, Objetivo: La Casa Blanca, Objetivo: Londres, por la vía de aparentes películas de serie B repletas de estrellas, que esta vez ha puesto el ojo en nuestro espectro político: un anarquista español (Jordi Mollà) que pretende una global revolución sangrienta haciéndose con el poder de los códigos de los misiles nucleares de EE UU. Una película que delira (sin gracia) en cada una de sus tramas y subtramas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS