CRÍTICA | SOLE… SOLA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Mi videoblog no da ni ‘pa’ pipas

El monólogo interpretado por Úrsula Gutiérrez habla de la soledad agazapada detrás del frenesí que generan las redes de comunicación virtual

Úrsula Gutiérrez, en la obra Sole… Sola
Úrsula Gutiérrez, en la obra Sole… SolaAURORA INTXAUSTI

El éxito en las redes sociales, compatible con un desmoronamiento del día a día. Miles de seguidores, pero nadie que te eche una mano. El yo analógico, disociado de la personalidad digital. Sole… sola, monólogo de Carlos Crespo interpretado por Úrsula Gutiérrez, habla de la soledad agazapada detrás del frenesí inmóvil que generan Facebook, Youtube, Twitter y demás redes de comunicación virtual. Sole, su protagonista, tiene un videoblog de consejos de moda en el que se multiplican las visitas, pero no tiene quien toque a la puerta de la casa en la que vive de prestado. Es una emprendedora sin empresa ni apenas ingresos y con desdoblamiento de personalidad. De cara a sus fans, es feliz; de piel para adentro, está al borde de la depresión.

SOLE… SOLA

Autor: Carlos Crespo. Intérprete: Úrsula Gutiérrez. Dirección: Natalia Mateo. Madrid. Teatro Lara, los martes hasta el 30 de agosto.

Crespo hace de un asunto grave una comedia ligera, espumeante, en la que Gutiérrez se desenvuelve como pez en el agua. El monólogo, género poco agradecido, es, en este caso, una metáfora perfecta de la soledad de emisor y receptor ante la pantalla, supuestamente amiga. El texto está salpicado de agudezas, especialmente graciosas cuando Sole disocia lo que dice para sí (una perfidia) de lo que contesta a sus fans, cuando le consultan cómo maquillarse más y mejor.

Sole… sola es un retrato de costumbres, en el cual el punto de vista del autor no acaba de despegarse del universo que retrata. A la escritura, le faltan ciertos ajustes aún y le sobra alguna palabra: al divertido gag de la puja en Internet por las bragas de una actriz entre un chino y un señor de El Escorial, le resta chispa la explicación innecesaria sobre de qué pie cojea la mayoría política en dicho municipio. La actriz hace un gran trabajo, guiada por Natalia Mateo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sobre la firma

Javier Vallejo

Crítico teatral de EL PAÍS. Escribió sobre artes escénicas en Tentaciones y EP3. Antes fue redactor de 'El Independiente' y 'El Público', donde ejerció la crítica teatral. Es licenciado en Psicología, en Interpretación por la RESAD y premio Paco Rabal de Periodismo Cultural. Ha comisariado para La Casa Encendida el ciclo ‘Mujeres a Pie de Guerra’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS