Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Guggenheim se estrena en Londres con arte latinoamericano

El arte contemporáneo latinoamericano inunda desde este fin de semana la galería señera del sur de Londres, la South London

Una sala de la South London Gallery con la exposición 'Bajo un mismo sol'.
Una sala de la South London Gallery con la exposición 'Bajo un mismo sol'.

El arte contemporáneo latinoamericano con su multiplicidad de voces inunda desde este fin de semana la galería señera del sur de Londres, la South London, enclavada en un barrio donde proliferan los rostros y el colorido de otras latitudes. El sello Guggenheim ha elegido este rincón modesto, multicultural y muy activo de Peckham para desembarcar por primera vez en el Reino Unido de la mano de la exposición Bajo un Mismo Sol, que reúne las obras de jóvenes artistas y de algunos pioneros bajo el nexo de una historia colonial, de gobiernos represivos y desigualdad social, pero también de desarrollo y progreso.

“Esto no es América”, proclamaba en 1987 un logotipo estampado sobre el contorno del mapa de Estados Unidos desde una valla publicitaria electrónica de Times Square (Nueva York). Aquella denuncia de la obra del chileno Alfredo Jaar contra la apropiación del continente por un solo país -cuya vigencia resalta hoy el discurso de Donald Trump y su muro- se replica al inicio del recorrido de la muestra a lo largo de cuatro décadas de creatividad artística en esas naciones que también son “América”. Pintura, escultura, instalaciones y performance integran un despliegue de medio centenar de obras, firmadas por autores nacidos después de 1968 y por veteranos que ejercen de referente.

Propuestas como el vídeo del argentino David Lamelas (El Dictador) que representa la arrogancia y la deconexión de la política con el mundo real, el perchero con piezas de fruta del colombiano Gabriel Serra en desafío a las reglas de la funcionalidad o la escultura de neón Movimiento de liberación de la planta de coca, con el que el costarricense Wilson Díaz clama por una alternativa a la red creada entre el narcotráfico y la insurgencia, han recalado por primera vez fuera del cotinente americano, después de su periplo por Nueva York y ciudad de México. En el caso de Jaar, su afamada valla traspasará las hechuras de la galería el 28 de julio para ser proyectada en pleno Piccadilly Circus.

El Guggenheim ha querido exhibir con esta exposición itinerante las incorporaciones más recientes a su colección permanente, en una apertura a “nuevas realidades frente a las narrativas históricas hegemónicas” que han dominado en este y otros museos, resume el comisario de Bajo un Mismo Sol, Pablo León de la Barra. “Actuar de manera global no sólo significa construir museos en otros países”, subraya el experto mexicano sobre el programa de adquisiciones de la institución, UBS MAP, que está empezando a suplir el hueco creado por su creciente desinterés en el arte latinoamericano a partir de los 60´.

En una de las salas de la South London, cuatro jóvenes manipulan unas placas translúcidas de formas geométricas y vivos colores. El título de la performance que firma Amalia Pica, A intersección B intersección C, alude a la prohibición de la junta militar argentina de que se enseñara en las escuelas primarias el “subversivo” diagrama de Venn. Pica ha convocado a los residentes de la zona para que participen este sábado en otra de sus representaciones organizada en la plaza de Peckham. También en línea con la tradición de la galería de integrar a la comunidad en sus actividades, el costarricense Federico Herrero trabajó en los últimos días con los vecinos para pintar un peculiar mural en un patio de juego para niños del barrio. “Londres se ha convertido en uno de los focos de arte con resonancia mundial, pero exhibir en esta galería nos aporta además la escala humana y local. Y eso significa para el Guggenheim un aprendizaje horizontal”, señala León de la Barra sobre la elección de este centro del distrito de Southwark, donde además se congrega el grueso de una de las comunidades latinoamericanas más numerosas de Europa.

Bajo un Mismo Sol aporta desde la South London una reflexión sobre el arte contemporáneo en Latinoamérica, una de las áreas “antes no consideradas” por el Guggenheim y a las que ahora presta toda su atención, junto al Sur y Sudeste Asiático y Oriente Medio-norte de África. Así lo explica Richard Armstrong, director de la fundación Solomon R. Guggenheim, muy orgulloso de sus sedes y especialmente de la de Bilbao (“vive un momento dulce y tiene más visitantes que la de Nueva York”), pero convencido al tiempo de la necesidad de “procurar al museo un momentum para cambiarlo, reconociendo que en el mundo de la creatividad no existen sólo cuatro países”. Y no considera el primer paso, la adquisición de 127 obras procedentes de estas tres regiones, en absoluto modesto: “No somos el Reina Sofía o el Pompidou. Cuando tienes una colección de 7.000 piezas, incorporar esa cifra significa un buen comienzo”.

Un referente cultural del sur de Londres

La muestra Bajo un Mismo Sol, desplegada por las dos plantas de la galería de la Peckham Road, también cruza la calle para mostrar al público por primera vez el nuevo anexo de la veterana South Gallery en una antigua estación de bomberos. En una era de recortes infinitos, la ampliación de este espacio público establecido en 1891, que culminará dentro de dos años, ha sido posible gracias a la aportación de un donante anónimo para apuntalar este referente cultural en el sur de la ciudad. A su programa de exposiciones, que ha incluido firmas como la de Antony Gormley, Anselm Kiefer o Tracey Emin, el centro suma un ramillete de performances y eventos que integran asimismo proyectos educativos para niños y jóvenes. Porque esta galería nunca mira de espaldas a su barrio y a su gente.