Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
crítica | MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS

Un toque de sentimentalidad

Jia Zhangke siempre ha tenido una extraordinaria habilidad para elaborar diagnósticos de largo alcance a partir de lo íntimo y concreto

Los daños colaterales que, en el plano moral y espiritual, van dejando las imparables transformaciones sociopolíticas de la China contemporánea en el individuo de a pie conforman el gran tema cohesionador en la filmografía de Jia Zhangke. El suyo es un cine de paisajes en tránsito, recorridos por figuras errantes, esencialmente desconectadas de su entorno, de los discursos del poder que mudan un embaucamiento por otro (de la Revolución Cultural al neocapitalismo no democrático), de la memoria colectiva, de sus afectos. Incluso de sí mismos.

MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS

Dirección. Jia Zhangke.

Intérpretes: Zhao Tao, Zhang Yi, Liang Jin Dong, Dong Zijian.

Género: drama.

China, 2015.

Duración: 131 minutos.

El cineasta siempre ha tenido una extraordinaria habilidad para elaborar diagnósticos de largo alcance a partir de lo íntimo y concreto –ahí están, por ejemplo, la fundacional Xiao Wu (1997) y la deslumbrante Naturaleza muerta (2006)-, pero, en ocasiones, ha tanteado el gran relato de ambición panorámica, como en Platform (2000), película que reflejaba los drásticos cambios de toda una década a partir de la trayectoria de un grupo teatral amateur, y esta Más allá de las montañas que atraviesa veintiséis años. Tras ese punto de inflexión que marcó el documental Historias de Shanghai (2010) –al mismo tiempo redundancia y síntesis de su discurso-, Zhangke parece estar siguiendo el plan programático de insertar sus constantes en el esquema de géneros populares de sólida tradición en su cinematografía: la tan áspera como compleja Un toque de violencia (2013) fue su particular relectura del wuxia y, también, un extraño islote de vehemencia en el conjunto de una carrera que había hecho de la melancolía su tono dominante. En Más allá de las montañas, Zhangke somete el melodrama clásico a una operación similar y el resultado es su película con mayor potencial para comunicarse con un público ajeno al ámbito minoritario del cine de autor. La decisión tiene mucho de gesto político: poco importa que algunos críticos tilden de kitsch este giro del cineasta hacia lo popular.

En Más allá de las montañas, tres momentos históricos -1999, 2014 y 2025- representados en tres formatos de pantalla distintos -1:33, 1:85, 2:39- sirven para contar la desintegración de un triángulo amoroso cuyos vértices masculinos encarnan, respectivamente, la pérdida y el espejismo materialista, mientras la sentimentalidad de la protagonista somatiza el exilio interior de quienes han acabado ocupando una (espiritual) tierra de nadie. El tramo final podría incluso funcionar como contraplano oriental del climático viacrucis de la Julieta almdovariana. La última imagen de esta película sobresaliente y cristalina encoge el alma.

Más información