Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana de la Reguera: “David Lynch es un ser muy espiritual”

La actriz mexicana, que cumple diez años en Hollywood, participará en 'Twin Peaks'

Ana de la Reguera, fotografiada en la Ciudad de México. Ampliar foto
Ana de la Reguera, fotografiada en la Ciudad de México.

Ana de la Reguera (Veracruz, 1977) cuenta que presumió con entusiasmo a sus padres que iba a trabajar con David Lynch, el director de culto de cuya mente salieron las inquietantes Lost Highway y Mullholland Drive. Pero no obtuvo la reacción que esperaba. En el gesto que recibió de vuelta leyó un signo de interrogación. Sus papás no conocían el universo creado por el creador de Laura Palmer, que regresará a la carga en 2017 con una nueva temporada de Twin Peaks, la serie emitida por ABC por primera vez hace 25 años.

A pesar del chasco, Ana pudo transmitir a sus papás la importancia de formar parte de una de las series más esperados de la próxima temporada. “David Lynch es un ser muy espiritual. Para todos es un sueño trabajar con él, todo el mundo lo ama”, cuenta la actriz. Los detalles del proyecto, que ya está filmado, han sido guardados con celo. “[David Lynch] no se la ha dejado ver a nadie, ni siquiera Showtime ha visto un solo minuto”, asegura.

De la Reguera forma parte de un gigantesco elenco formado por 217 actores, entre ellos Naomi Watts, Amanda Seyfried, Michael Cera, Tim Roth y los músicos, Trent Reznor, vocalista de Nine Inch Nails y Eddie Vedder, líder de Pearl Jam. De la larga lista, se repiten 37 personajes que aparecieron en la primera temporada, de 1990, que contaba la historia de un asesinato en un pequeño y ficticio pueblo americano.

En Estados Unidos me siento cómoda. Llego a un set y conozco a la gente. Me empiezo a decir que estoy en casa

Para la actriz, participar en este proyecto es una forma de celebrar sus primeros diez años en Hollywood, cumplidos en enero. Han sido estos últimos ocho meses donde ha sentido que ha dejado de nadar contracorriente, como pasa a muchos de los mexicanos que buscan entrar a la competida industria de Estados Unidos. “Me siento cómoda, ya llego a un set y conozco a la gente. Siento que pertenezco aquí. Te empiezas a decir que estás en casa”.

En México inició su carrera como actriz de telenovelas. Ya sumaba diez culebrones cuando en su mente comenzó a rondar la idea de irse para el otro lado. “Mi situación en ese momento era complicada, no tenía dinero”, cuenta la actriz sentada frente a una mesa repleta de dulces artesanales mexicanos. Su golpe de suerte en ese entonces llegó en forma de monosílabo. Le dijeron sí tras una audición que hizo para interpretar a una monja en Nacho Libre, una comedia con Jack Black.

Dejó su país con una decisión tomada. “No quería hacer televisión en México porque no quería encasillarme. Quería hacer cine aquí”. Se ha mantenido fiel a la promesa en esta década. Para la pantalla chica mexicana solo hizo Capadocia (2008-2012), transmitida por la señal latina de HBO. En cine estrenó este año Las Aparicio, la exitosa cinta animada El libro de la vida y una fallida comedia llamada El crimen del cácaro Gumaro, de 2014.

Paradójicamente, es en la televisión estadounidense donde más trabajo ha encontrado. “Hay más oportunidades para los latinos porque somos los que más televisión vemos en Estados Unidos. Por eso ahora todo el mundo quiere castear por lo menos un latino o un par en una serie”, confiesa. En los últimos meses, ha sustituido a Kate del Castillo en Jane the Virgin y actuado From Dusk Till Dawn, de Robert Rodríguez. También participó en la exitosa Narcos, de Netflix. Los espectadores tendrán que ser pacientes para verla volver a la serie que cuenta la vida de Pablo Escobar. Su papel, Elisa Álvaro, fue víctima de la purga de escritores que tuvo la serie a la mitad de su temporada de arranque. No se verá en la segunda y quizá vuelva a la tercera. De lo que no queda duda es que Ana de la Reguera habitará los televisores más allá de la serie del narcotraficante.