Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espiritualidad de Anselm Grün ilumina Buenos Aires

El teólogo alemán que recomienda Francisco se presenta en la Feria del Libro

El monje benedictino Anselm Grün, durante su presentacion en la Feria del Libro de Buenos Aires.
El monje benedictino Anselm Grün, durante su presentacion en la Feria del Libro de Buenos Aires.

¿Es Argentina la tierra de la espiritualidad? ¿O será lo que la realidad impone? La consolidación de un Papa argentino y la victoria política de Cambiemos, un partido con gurúes y 'buena onda', pueden provocar efectos en ese sentido. O bien, ¿será que los argentinos buscan algo más que religión? Lo concreto es que toda película, libro o evento que haya sobre el tema consigue, en poco tiempo, miles de adeptos.

En este caso, la gracia popular iluminó al monje benedictino alemán Anselm Grün, quien presentó en la Feria del Libro de Buenos Aires su último libro “Lo que creemos, espiritualidad para nuestro tiempo”. Lo acompañó el religioso austríaco David Steindl-Rast, promotor del diálogo budista cristiano. Grün es teólogo, ha escrito unos 450 libros traducidos a 30 idiomas y el propio papa Francisco recomienda sus libros.

Más de 650 personas colmaron el auditorio José Hernández de la Feria para oír a este gurú que no se encierra en la religiosidad sino que incorpora aspectos que pertenecen a la psicología. Nació en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. Dice que escribe 3 veces a la semana, entre las 6 y 8 de la mañana. Una de las tiendas que ofrece sus títulos en la Feria dijo que había vendido "unos 50 libros por día pero, si contamos solamente el día de hoy, se han vendido 200”. El valor de los textos oscila los 7 dólares.

“Del hombre contemporáneo me preocupa que con tanto activismo no tiene tiempo de detenerse y eso es necesario para mirar hacia adentro y en esa acción encontrar un sostén; porque el que no se detiene vive determinado por elementos exteriores”, enfatizó Grün mientras muchos móviles todavía sonaban en el recinto.

“El ego necesita mostrarse a sí mismo que en realidad puedo vivir sin los demás y, en realidad, lo que hace es una representación”, afirmó. “Si voy dentro mismo de mi propio ser, me daré cuenta que sólo soy yo con el otro. La psicología dice que la enfermedad de nuestro tiempo es la falta de relacionamiento. Existen dificultades para relacionarse porque muchos tienen miedo de perderse en esa relación”, agregó.

Valeria tiene 22 años y dice no entender “nada de espiritualidad”, pero se acercó a la Feria para acompañar a su madre, fiel seguidora del monje alemán. “A pesar de que no soy lectora de sus libros ni lo sigo personalmente creo que esta bueno la relación con la psicología; lo tomo como una apertura de la religión y eso lo hace menos fanático”, enfatizó la joven. “Ahora mi mamá me regaló uno de sus libros y lo voy a tener que leer”, aceptó entre risas.

Josefina e Inés son madre e hija y ya conocían a Grün. “Es dueño de una gran espiritualidad que hace que uno descubra cosas de sí mismo, cosas que te elevan y te enriquecen. Nos vamos muy satisfechas y en paz”, coincidieron las mujeres. Ya esas alturas los teléfonos móviles habían dejado de sonar.