El cine español celebra la cuota de mercado del 19%, pese a su caída

Las películas nacionales recaudan más de 100 millones en 2015 Los datos se quedan lejos de los récords registrados el año pasado

Dani Rovira y Clara Lago, en un fotograma de 'Ocho apellidos catalanes'.
Dani Rovira y Clara Lago, en un fotograma de 'Ocho apellidos catalanes'.

El año pasado el cine español estableció una cuota de mercado récord: 25,5%. De ahí que, entre alegrías y aplausos, también surgiera una inquietud: ¿se trataba de un porcentaje irrepetible o de algo habitual a partir de ahora? La respuesta ha llegado hoy, y es agridulce: hasta la fecha el cine español ha logrado este 2015 una cuota de mercado del 18,9%, sensiblemente inferior respecto al año pasado, según datos de FAPAE (Confederación de productores audiovisuales). Aun así, la entidad destaca en un comunicado que se trata del tercer mejor dato desde que se contabilizan -tras el 25,5% de 2014 y el 19,5% de 2012- y que la recaudación de los filmes nacionales ha superado los 100 millones de euros -en 2014 fueron 125 millones-.

Ambos años comparten un hilo conductor: ocho apellidos. El fenómeno Ocho apellidos vascos, con 56 millones de ingresos y 9,5 millones de espectadores, contribuyó de forma decisiva al récord de 2014. Su secuela, Ocho apellidos catalanes, no iguala el éxito apabullante de la primera entrega pero sí vuelve a dominar la lista de las películas españolas más vistas: acumula de momento 28,3 millones de recaudación, 4,5 millones de espectadores y llevaba cuatro semanas en la cumbre de la taquilla, hasta que Star Wars. El despertar de la Fuerza la ha derrocado. Para notar el efecto de Ocho apellidos catalanes es útil otro dato: la cuota de mercado del cine español en el primer semestre de este año –antes del estreno del filme- era tan solo del 11%.

Además del filme de Emilio Martínez-Lázaro, hay otros cuatro largos españoles que superan el millón de espectadores. El filme de animación Atrapa la bandera es el segundo más visto del año, con 1,9 millones de asistentes. En el tercer puesto, Perdiendo el norte (1,6), y luego Regresión (1,42) y Ahora o nunca (1,41). Entre los cinco filmes nacionales más taquilleros del año, por cierto, suman 10,8 millones de espectadores y tan solo una nominación a los Goya: Atrapa la bandera opta al cabezón a la mejor película animada.

El cine español ha vuelto a conectar con el público. Se nota un cambio de percepción por ver cine y por ver cine español”, subraya en un comunicado Ramon Colom, presidente de FAPAE. Al fin y al cabo, en un encuentro celebrado en julio en la Academia de cine, varios profesionales del sector, empezando por el propio presidente del organismo, Antonio Resines, profetizaban que es razonable pensar que la cuota de mercado se estabilice en torno al 20%. “Parece que se ha roto la tendencia negativa de no ir a ver cine español”, dijo entonces Resines. Un indicador de cómo los tiempos han cambiado puede ser la declaración del anterior presidente de FAPAE, Pedro Pérez, en 2010, cuando la cuota de mercado fue del 10,8%: "Siempre digo que nos deberíamos mover en el 20% para temporadas malas y 25% para las buenas".

Por comparar con otros países de la UE, Francia luce una cuota de mercado del 35,2%, lo que explica una vez más, por si hiciera falta, por qué cineastas y productores españoles siempre apuntan a este país como el ejemplo a seguir. Italia, en cambio, registra en 2015 una cuota alrededor del 18%, según Fice (la federación de los exhibidores). Y Reino Unido suma al 11% para filmes independientes británicos un 22% para las coproducciones (sobre todo con EE UU, lo que incluye filmes como Los vengadores), por un total del 33%, al menos hasta octubre, último dato disponible del Instituto Británico de Cine. Sea como fuere, FAPAE destaca el estreno este viernes de la esperada Palmeras en la nieve, con Mario Casas, Adriana Ugarte, Laia Costa y dirigida por el taquillero  Fernando González Molina, como esperanza para mejorar el porcentaje español en la última semana del año. 

Entre las buenas noticias, el sector contabiliza también una nueva mejora de la taquilla general, tras años de caídas y lágrimas. Las salas han experimentado este año un aumento del 8% en la recaudación (a falta del dato definitivo, supera los 530 millones) y del 6% en número de espectadores (más de 87 millones, según la empresa especializada Rentrak). Los datos quedan lejos de los 99 millones de entradas que se vendían hace un lustro, pero confirman una tendencia hacia la recuperación. Aparte de Ocho apellidos catalanes, seguramente influyera el estreno en el mismo año de taquillazos del calibre de Jurassic World, Los vengadores. La era de Ultrón y Star Wars. El despertar de la Fuerza, entre otros. 

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

A la espera de cerrar el 31 de diciembre las estadísticas finales, el sector tiene otros frentes abiertos. Ante todo, la publicación, probablemente mañana, de la orden ministerial de aplicación de la nueva Ley del Cine. El documento es clave porque detalla los criterios para el nuevo sistema de concesión de ayudas públicas a las películas. Ya se sabe cuándo se asignarán, es decir a priori, y no a posteriori, como antes. Pero falta saber cómo. Entre otros asuntos pendientes para 2016, la política hacia el cine del nuevo Gobierno, siempre y cuando se forme; la evolución del llamado fraude del taquillazo; el aumento del presupuesto medio para los rodajes (actualmente en torno al millón de euros) y un menor monopolio en la taquilla: el año pasado, 20 filmes se llevaron prácticamente la mitad de la asistencia a las salas. 

Sobre la firma

T. K.

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS