Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el actor Germán Robles, ‘el vampiro’

El intérprete de origen español es recordado por su interpretación del chupasangre en 1957

El actor Germán Robles.
El actor Germán Robles.

El actor Germán Robles ha muerto en la mañana de este sábado en la Ciudad de México tras doce días en el hospital. Tenía 86 años. Robles será recordado por sus interpretaciones en decenas de películas de terror, sobre todo en ‘El Vampiro’, estrenada en 1957. Robles fue el primer chupasangre hispano, el primero que añadió unos colmillos a su indumentaria, un galán asesino como antes Bela Lugosi y después Cristopher Lee (y, claro, Brad Pitt).

Nacido en Gijón en 1929, Robles se exilió en México cuando tenía 17 años. Su padre, Germán Horacio, opositor al régimen dictatorial instaurado en España tras la Guerra Civil (1936 - 1939), había caído en un campo de concentración en Francia después del conflicto. Luego aprovecharía su oportunidad y tomaría un barco a México, sirviéndose de la política de brazos abiertos para los exiliados, impulsada por el presidente Lázaro Cárdenas. Una vez en el país, mandó traer a su familia. Era el año 1946.

German Horacio encontró trabajo de director de escena en un teatro de la Ciudad de México. Su hijo, que se había matriculado en filosofía y letras, empezó allí su carrera artística, leyendo las poesías de su abuelo en los entreactos. Se las sabía de memoria.

Los inicios en México no fueran fáciles en cualquier caso. “Yo, que era muy gachupinsito en la forma de hablar y todo esto”, dijo en una entrevista a TV Azteca en 2012, “tuve que luchar mucho contra los que no entendían… Desgraciadamente la minoría que amparó a los republicanos españoles fue una minoría, y el resto decía ‘gachupines, refugiados, que vienen a quitar el pan al mexicano’… Yo decía, ¿perdón?”. Fue una de las últimas entrevistas televisivas que concedió. Germán Robles aparecía sentado, abrigado con una chamarra negra, una camisa de franela a cuadros y un pañuelo palestino. Lucía barba de dos días y un par de huesos por mejillas.

En una nota divulgada por la agencia Notimex, su amigo, el productor teatral Rafael Perrín, ha informado de que el actor había ingresado al hospital por una peritonitis, una falla en los pulmones y una enfermedad crónica pulmonar. Pasó dormido casi todo el tiempo que estuvo allí. Su mujer y su hijo lo acompañaron.

Se murió el vampiro, el galán, un exiliado que mantuvo ese deje gijonés en el hablar hasta el final.