Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Gunnar Hansen, el asesino de la motosierra de ‘La matanza de Texas’

Pocos personajes del género han conseguido la popularidad que el sádico Leatherface

Una imagen de Gunnar Hansen interpretando a 'Leatherface'.
Una imagen de Gunnar Hansen interpretando a 'Leatherface'.

El universo del cine de terror ha perdido a uno de sus mayores asesinos con la muerte de Gunnar Hansen, el hombre detrás de la máscara en el legendario clásico sangriento La matanza de Texas (1974). Hansen, 68 años, contribuyó a la mitología de Hollywood dándole cuerpo a Leatherface, el asesino demente y caníbal que además de tener la cara cubierta con una máscara hecha de piel humana se caracterizaba por blandir una motosierra contra sus víctimas. Su malvado personaje ocupa un panteón en el Hollywood del terror junto a otros clásicos como el Jason de las películas de Viernes 13 o el Freddy Kruger de la saga de Pesadilla en Elm Street.

Hansen falleció este sábado en su casa de Maine (EE UU) como consecuencia de un cáncer de páncreas, informó su agente Mike Eisenstadt en un comunicado. Nacido en Reikiavik, Islandia, se mudó a Estados Unidos con su familia cuando tenía cinco años y consiguió el papel con el que haría historia gracias a su gran corpulencia. Una altura que como comentó el director de La Matanza de Texas, Tobe Hooper, se dejaba sentir desde la puerta, llenando con su presencia toda la habitación en cuanto entraba. Un tamaño al que Hooper y el guionista Kim Henkel añadieron esa peligrosa motosierra creando este monstruo del terror adolescente todavía presente en las celebraciones de Halloween y que en el cine se mantuvo vivo durante numerosas secuelas. Hansen disfrutó con esta fama sin importarle que se le encasillara dentro de un género que escasamente abandonó en cuestión de cine. Un habitual en las convenciones dedicadas al cine de terror Hansen también participó en películas como Hollywood Chainsaw Hookers (1988), Campfire Tales (1991) o su última entrega, en 2013, Texas Chainsaw 3D donde Hansen era uno de los miembros de la familia Leatherface.

Aún así había bastante más tras su máscara de terror, y Hansen también contó con una carrera como escritor y periodista. De hecho él se considera antes que nada un escritor. Entre sus novelas está el libro Islands at the Edge of Time: A Journey to America’s Barrier Islands, publicado en 1993, sobre los problemas a los que se enfrentan las islas de la costa Atlántica de Estados Unidos.

Sin embargo el volumen más leído que escribió Hansen fue Chain Saw Confidential (2013) en el que recontaba su experiencia sobre el personaje y el rodaje que le dio la fama. Un filme con un presupuesto de poco más de 130.000 euros que obtuvo en Estados Unidos más de 28 millones de dólares en la taquilla y cambió la forma de hacer cine de género, con una mínima inversión a la espera de grandes beneficios. Un éxito monetario del que no necesariamente se benefició su protagonista, que aseguró no haber cobrado ni a dos euros la hora en un rodaje donde casi siempre acabó utilizando una verdadera motosierra a pesar de la escasa visibilidad que tenía con la máscara. “No hicimos nada de dinero”, declaró el actor en 2013 tras reconocer que se dieron irregularidades administrativas durante el rodaje del clásico que le dio la fama. El actor también dijo entonces que siempre que su personaje llevaba la motosierra, esta era real. “No me di cuenta de lo peligroso que era el rodaje hasta más tarde”, indicó sobre la filmación.

En cuanto al personaje que interpretó, Hansen siempre le tuvo cariño. Incluso aunque se viera forzado a ocultar su rostro tras la famosa máscara de piel. Nunca le importó. Sabía que era parte del terror que hizo sentir a los espectadores. Pero como dijo en su libro, Leatherface era peligroso y mortal pero no era el retrato de la maldad. “Tras la mascara no había un rostro, no había nada. Tan solo un gran agujero negro vacío de todo sentimiento”, describió.

Más información