Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro comercial de la Zona Cero de Nueva York aplaza su apertura a 2016

Un escape de agua es el enésimo bache del complejo nacido de las cenizas del 11-S

Vista del proyecto de Calatrava en la zona cero de Nueva York.
Vista del proyecto de Calatrava en la zona cero de Nueva York. (Zumapress)

El nuevo World Trade Center, el gran complejo resurgido de la cenizas de los atentados del 11-S en Nueva York, acumula retrasos y problemas desde prácticamente el inicio de su contrucción. El centro comercial impulsado por Westfield, una gran superficie con un centenar de firmas de lujo, restauración y entretenimiento, abrirá sus puertas finalmente en el primer semestre de 2016, según admitió la compañía este verano, en lugar de a finales de este año. Un escape de agua en una de las torres es la última guinda con que se ha topado el proyecto, según publicó The New York Times en su edición digital este miércoles.

El centro comercial de Westfield estará integrado en un nudo de transporte en el sur de Manhattan que cuenta como construcción singular, en el centro, el llamado Oculus diseñado por Santiago Calatrava, una construcción imponente, elevada y formada por algo parecido a alas, que también ha despertado críticas por sus costes y complicaciones.

El complejo -las terminales de tren y el centro comercial- costará finalmente unos 4.000 millones de dólares, que es el doble de lo anunciado y 14 años después de los ataques aún no está en marcha. El problema del escape de agua se encuentra localizado en la torre tres, según el periódico neoyorkino.

El Westfiel será un mall -como llaman a los centros comerciales en EEUU- con inquilinos de lujo, como el diseñador John Varvatos, Michael Kors o Stuart Weitzman, pero si no se producen cambios tendrán que perderse las ventas de la campaña de Navidad.

Más información