Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Sparrows’, un duro drama islandés, Concha de Oro en San Sebastián

Ricardo Darín y Javier Cámara, Concha de Plata a mejor actor por 'Truman'

El director  Runar Runarsson, en el centro de la imagen, Concha de Oro por la película 'Sparrows'.
El director Runar Runarsson, en el centro de la imagen, Concha de Oro por la película 'Sparrows'. REUTERS

En la dureza de una vida sin noche, en medio de un paisaje de belleza extrema, al noroeste de Islandia, transcurre ‘Sparrows’, Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián. Segunda película de Rúnar Rúnarsson, que llegó a los Oscar con un corto en 2004, este drama paterno filial, tierno en su protagonista, cruel en su realidad de alcohol y drogas para escapar del aburrimiento vital del solsticio de verano y de la soledad de los fiordos, ha emocionado al jurado presidido por la actriz danesa Paprika Steen, de entre una quincena de películas con un nivel medio bastante regular.

En el resto del palmarés destacan los nombres hispanos, que cierran un año, el 2015, excepcional en el cine latinoamericano. La Concha de Plata al mejor actor recayó ‘ex aequo’ en Ricardo Darín y Javier Cámara por su poderosa labor en ‘Truman’, mientras que la Concha de Plata a la mejor actriz fue para la cubana Yordanka Ariosa, por ‘El rey de la Habana’, de Agustí Villaronga, en una desaforada interpretación a la altura de la novela de Pedro Juan Gutiérrez en la que se basa la película. Curiosamente, hace cinco años, en la anterior participación de Villaronga en el Zinemaldia, Nora Navas se llevó el mismo galardón con ‘Pa Negre’. La pareja Darín / Cámara recibió los mayores aplausos de la gala. Dedicaron el premio a quienes están superando una enfermedad y a quienes les acompañan, recordando así la trama de ‘Truman’.

La falta de comunicación, la violencia, las relaciones entre progenitores y su prole y la adolescencia ha sido una constante en el certamen, en donde solo dos películas, ‘Truman’ y ‘Los caballeros blancos’, lograron aplausos tanto entre la crítica como el público. ‘Los caballeros blancos’ es el nuevo trabajo del belga Joaquim Lafosse, uno de los valores emergentes del cine francés. Su descripción de la labor –tan humanitaria como egoísta- de una ONG en el Chad, con la ulterior intención de llevarse 300 huérfanos a Francia (basada en escandalosos hechos reales), tenía empaque, actores, historia y mano en su dirección como para haber sido la perfecta Concha de Oro. Al menos obtuvo la Concha a la mejor dirección.

El Jurado decidió otorgar su Premio Especial –lo que supone en realidad un segundo lugar- a la francesa ‘Evolution’, de Lucile Hadzihalilovic, una película rodada en Lanzarote y que habla de experimentos médicos, desolación moral y de una sociedad formada por madres y niños en la que nada es lo que parece. Fue lo más cerca que ha estado la ciencia ficción de ganar este certamen.

Palmarés

Palmarés

Concha de Oro: la islandesa 'Sparrows', de Rúnar Rúnarsson.

Premio Especial del Jurado: ‘Evolution’, de Lucile Hadzihalilovic.

Concha de Plata a la mejor dirección: Joachim Lafosse por ‘Les chevaliers blancs’.

Concha de Plata a la mejor actriz: Yordanka Ariosa, por 'El rey de La Habana'.

Concha de Plata al mejor actor: Ricardo Darín y Javier Cámara, 'ex aequo', por 'Truman'.

Mención especial del Jurado: ‘El apóstata’, de Federico Veiroj.

Premio mejor guion: Arnaud y Jean Marie Larrieu por '21 nuits avec Pattie'.

Premio mejor fotografía: Manu Dacosse por 'Evolution'.

Premio Nuevos Directores: Rudi Rosenberg, por 'Le Nouveau'.

Premio Horizontes Latinos: 'Paulina', de Santiago Mitre.

Premio del público: 'Nuestra hermana pequeña', de Hirokazu Kore-eda.

Premio de la Juventud: 'Paulina', de Santiago Mitre.

Premio FIPRESCI: ‘El apóstata’, de Federico Veiroj.

La mejor fotografía recayó en Manu Dacosse, el director de esta labor en ‘Evolution’; y el del mejor guion se lo llevaron los hermanos franceses Larrieu, Jean-Marie y Arnaud, por la comedia ’21 noches con Pattie’. El jurado también dio una mención especial a la española ‘El apóstata’, de Federico Veiroj, película que también obtuvo el premio FIPRESCI de la crítica internacional.

En los otros galardones, la argentina ‘Paulina’, de Santiago Mitre, logró una tripleta asombrosa: mejor película en Horizontes Latinos, premio de la Juventud y premio Otra Mirada, por su reflejo especial del universo femenino. Mitre agradeció a Dolores Fonzi, protagonista de filme y pareja en la vida real, su participación y colaboración. “Gracias por premiar una película que es un ‘remake’ de un filme de 1960 pero que a la vez habla de lo que está ocurriendo aún hoy”.

La gala de clausura de la 63ª edición del certamen fue presentada por Aitana Sánchez-Gijón y Edurne Ormazábal en el mismo escenario que la de inauguración, basada en una escenografía de ojos y colores pop. Hubo en su inicio un recuerdo y apoyo a las campañas en apoyo a los refugiados que están llegando a la Unión Europea, y pidieron para ellos vidas dignas y derechos de trabajo en la UE.

El premio a Nuevos Directores, que valora primeras y segundas obras, fue para la francesa ‘Le nouveau’, de Rudi Rosenberg, protagonizada por otro adolescente que cambia de casa. En su caso va del campo a París. Su realizador se definió como “un perdedor, al igual que el protagonista”. Lo pasó muy mal en el instituto, y por ello Rosenberg dedicó el galardón a “todos los perdedores del mundo”.

En ‘Sparrows’, con una banda sonora de Sigur Rós, gana la capacidad de Rúnarsson de lograr una atmósfera opresora en espacios abiertos. “En esa zona de Islandia, a unos doscientos kilómetros de Groenlandia, la falta de luz en invierno hace que la gente beba más de la cuenta, y en verano, por la falta de oscuridad, también”, explicó el realizador el día de la presentación de su drama. Su protagonista es un adolescente que se ve obligado a volver a vivir con su padre, un hombre alcohólico, en la remota región de los fiordos occidentales. Rúnarsson ha ido de festival en festival en su carrera. Con su primer trabajo, ‘Volcano’, participó en la Quincena de Realizadores de Cannes en 2011. Con el segundo, Concha de Oro. Ketamina y violaciones en una isla aparentemente idílica. “Uno de cada cuatro hombres y una de cada seis mujeres van a Alcohólicos Anónimos", apunta Rúnarsson, que asegura que todo lo que cuenta es “la pura realidad, de hecho está basada en experiencias propias”.

¿Y cómo acabó la 63ª edición? Pues más o menos como ‘Sparrows’. Al menos, como la definía su director: “No queríamos un final feliz porque la vida no es así, siempre hay sombras a la vuelta de la esquina".