Luis Bermejo: “Un espectáculo que revindica la risa”

El actor representa "El minuto del payaso" en el Teatro Español, una obra que reivindica la risa

El actor Luis Bermejo interpretando la obra `El minuto del payaso´.
El actor Luis Bermejo interpretando la obra `El minuto del payaso´.

Si la risa es el antídoto del miedo y la tragedia, y el payaso es el artista de circo dedicado a provocar risas, vivimos un momento que exige que se multipliquen los payasos. El minuto del payaso inauguró anoche la temporada del Teatro Español con la participación del actor Luis Bermejo y estará en el teatro madrileño hasta el 11 de octubre. “Es un espectáculo que revindica la risa, queríamos dignificar la figura del payaso, tanto de circo como de teatro”, dijo el actor. El cómico aparece en escena sin maquillaje. Lleva un traje simple y se cambia en el escenario, jugando con una nariz roja y una peluca, elementos que enfatizan en determinados momentos la risa.

Bermejo ha participado en KIKI, el amor se hace, el último largometraje de Paco León, y hasta hace poco estaba en la serie Amar es para siempre de Antena 3. En esta ocasión brinda humor e ingenio en su interpretación de un artista frustrado. Este creció en un circo y quería ser domador de elefantes pero siguiendo los pasos de su padre y su abuelo se convirtió en bufón. “En este tiempo de crisis, de tantos dolores de estómagos y de hígado, el humor es fundamental, es la mejor pasamanería para hacer que en el asiento se esté un poco más cómodo,” dijo ayer Juan Carlos Pérez de la Fuente, director del Teatro Español desde julio de 2014.

La obra ya se había presentado en el Teatro Kubik Fabrik de Madrid la pasada temporada. El marco en el que se desarrolla la obra es una función benéfica del día del “Festival de homenaje al circo”. Mientras el payaso se prepara para salir a escena evoca momentos de su pasado, de su memoria y de su profesión: “Charlie Rivel (unos de los payasos más reconocidos del sigo XX) nos hacía llorar de risa. Y Tortell Poltrona (pionero europeo del género) nos calienta el corazón. Gente entra con toda su mierda y con todo su mundo hijo de puta, y en un minuto se lo arrancas y lo tiras lejos, fuera de aquí”. Se desborda en su monólogo, a veces improvisando. Toca la guitarra, canta, pregunta qué es la risa y cuánto dura, interactúa con el público, cuestiona si la realidad es lo que dicen los periódicos, si el teatro es un paréntesis de la realidad, reflexiona acerca de la identidad del payaso y el humor.

La escenografía en la sala Margarita Xirgu simula la soledad de un foso donde el artista espera antes de salir a escena. La simplicidad escénica refleja el minimalismo de la obra. Sobre las tablas solo hay unas luces, las cuerdas del telón, una silla, una guitarra, una pizarra, unos altavoces y un aviso de silencio. El payaso tiene una maleta con sus accesorios, un espejo y fotos nostálgicas en blanco y negro.

Dirigida por Fernando Soto, la producción es del Teatro Zurdo, compañía de teatro independiente de la que forma parte Bermejo, Luis Crespo y José Ramón Fernández, autor de la obra y ganador del Premio Nacional de Literatura Dramática de 2011 por La colmena científica. Soto actuó como clown junto a Bermejo en Los Horacios y Curiacios de Bertolt Brecht, que se presentó en el Teatro la Abadía en el 2004 y ganó el Premio Max al Mejor Espectáculo Teatral un año después. Cuenta Soto que desde entonces quiso hacer monólogos de un payaso y nació “el espectáculo que habla del dolor que todos tenemos y del poder sanador de la risa”. El minuto del payaso es un homenaje a ese oficio, a ese artista dedicado a alegrar la vida y hacer olvidar de preocupaciones cotidianas evocando la tensión entre la risa y la tristeza inherente a la misma necesidad de reírse.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS