Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laia Costa, primera española en ganar un ‘lola’, los Oscar alemanes

La actriz protagoniza ‘Victoria’, un ‘thriller’ rodado en un único plano secuencia

La actriz Laia Costa, recogiendo el premio Lola por la película 'Victoria'.
La actriz Laia Costa, recogiendo el premio Lola por la película 'Victoria'. EFE

El pasado mes de febrero, una actriz barcelonesa se convirtió en una de las grandes estrellas de la Berlinale, el festival de cine de Berlín. Laia Costa, a sus 29 años, protagonizaba una arriesgadísima apuesta: Victoria, un thriller con discotecas, persecuciones en coche y tiroteos, de 140 minutos de duración, rodado en un único plano secuencia. Sin trucos. Anoche, ante 2.000 personas, Costa, gracias a ese increíble esfuerzo, se convirtió en la primera española en ganar un lola, los premios del cine alemán, que llegaban a su 65ª edición, y se llevó el galardón a la mejor actriz protagonista. Victoria, además, logró otros cinco galardones: mejor película, dirección, actor protagonista, música y fotografía. Como dijo divertido el director Sebastian Schipper: “El crimen merece la pena”.

Victoria ha derrotado a rivales tan poderosas como 13 minutos, de Oliver Hirschbiegel (El hundimiento), sobre uno de los atentados a los que sobrevivió Hitler, o Beloved sisters, de Dominik Graf. Al contrario que el resto de premios cinematográficos nacionales, como los Goya, los César, los David di Donatello o los Oscar, los Lola sí tienen recompensa económica y reparten tres millones de euros.

Costa competía contra un peso pesado del cine alemán, Nina Hoss, por Phoenix, y Katharina M. Schubert por Ein Geschenk der Götter. Durante su participación en la Berlinale, Costa, conocida en España por sus trabajos televisivos en Bandolera, El tiempo entre costuras y Pulseras rojas, contaba: “Nadie se esperaba tanto éxito. El proceso de por sí ya fue maravilloso. Tenía ganas de vivir en el extranjero. Estuve tres meses en Berlín: dos ensayando, y en el tercero rodamos en tres días distintos para tener tres tomas entre las que escoger. Un plano secuencia es muy vistoso, pero para lograr que funcione, antes hay que preparar minuciosamente el proceso. Schipper quería mucha improvisación, y para obtener esa libertad debíamos tener claro todo el equipo nuestro cometido”.

Victoria, que da nombre al filme, es una española que baila en un club berlinés al inicio de la acción. Lleva en la ciudad un par de meses en la ciudad, adonde ha llegado huyendo de su pasado de buena chica. A su salida conoce a cuatro chicos, y se caen bien. Sin embargo, la noche se complica: para zanjar una deuda, la banda comete un atraco y el juego deviene en peligro. Es decir, que en ese plano secuencia hay discotecas, carreras en coche, bromas, muerte… “Dentro de su complejidad, no sentimos ninguna presión. Yo sufría por el cámara. Imagínate que se cae por las escaleras o no entra en el coche a tiempo. En las tres veces llegamos hasta el final: la toma definitiva ha sido elegida por una cuestión de ritmo”.

La actriz, tras su paso por televisión — “me gusta mucho la pequeñita carrera que llevo”— donde también ha participado en Cuéntame un cuento, estrenará a final de año Palmeras en la nieve, uno de los probables taquillazos de 2015 con Mario Casas y Fernando González Molina como director. Victoria se podrá ver próximamente en España.

Más información