Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duelo de cine entre Luis Bárcenas y Pablo Ruz

'B, la película' recrea la declaración del extesorero del PP ante el magistrado

El filme se estrenará en la gran pantalla en otoño

Pedro Casablanc es Luis Bárcenas en 'La película B'. Ampliar foto
Pedro Casablanc es Luis Bárcenas en 'La película B'.

Luis Bárcenas declaraba este jueves en una sala de vistas de la Audiencia Provincial de Madrid ante el juez Pablo Ruz. El extesorero del PP narraba, descalzo y sentado frente al magistrado, cómo le habían presionado a él y amenazado a su esposa. No, no es un episodio más del caso Bárcenas, es el último día de rodaje de B, la película. Un filme en el que David Ilundain traslada a la gran pantalla lo que el director Alberto San Juan y el dramaturgo Jordi Casanovas llevaron al teatro en la obra Ruz-Bárcenas.

Esta semana, mientras Bárcenas esperaba la cola del paro en una oficina de empleo del madrileño barrio de Salamanca –no, esto no forma parte de ninguna ficción–, Pedro Casablanc y Manolo Solo dejan de meterse en la piel del extesorero popular y del exmagistrado de la Audiencia Nacional respectivamente. Han finalizado tanto la pieza teatral como el rodaje de la película en la que se recrea fielmente la declaración de Bárcenas el 15 de julio de 2013, cuando desgrana muchos de los apuntes donde figura la contabilidad b del Partido Popular.

El texto de la exposición del tesorero popular que Casanovas adaptó para el teatro, sin modificar ni una coma solo eligiendo fragmentos, se estrenará en otoño en el cine. Una vez más, se cumple el tópico de la realidad superando a la ficción. Ilundain, el director de la película, salió en shock de la obra Ruz-Bárcenas en el Teatro del Barrio (Madrid). En seguida le vio las posibilidades cinematográficas. Consideró que había que llevarlo a cabo "de manera urgente". Empezó a trabajar en este proyecto a principios de año. "Es el momento, forma parte de la realidad inmediata", alude al concepto anglosajón de instant movie. Justifica que la perspectiva que se pierde al hablar de un momento tan reciente y todavía vivo, se gana por otro lado, pues "el espectador tiene los sentimientos a flor de piel".

B, la película es un híbrido entre el documental y la ficción. Un texto real interpretado por actores. Se ha intentado imitar lo que hubiera hecho un documentalista si hubiese estado presente en esa sala de la Audiencia Nacional aquel día de verano, cuando Luis Bárcenas comenzó a relatar episodios de financiación irregular del partido del Gobierno o a dar nombres de los miembros del PP, al que él siempre se refiere como "el partido", que habían recibido sobresueldos.

¿Miedo?

"Ha habido momentos de notar el miedo", dice David Ilundain. Cuando empezaron a buscar financiación solo encontraban trabas. El director se ha visto en conversaciones en las que pensaba: "¿Por qué estoy hablando de esto?". No concreta ni con quién, ni sobre qué eran esas conversaciones; solo confirma que han sido varias parecidas y en distintos ámbitos: producción, financiación... Reflexiona: "Si solo es una película..."

A estos problemas y a los habituales de los rodajes se añade la dificultad que ha sido grabar en la Audiencia Provincial de Madrid. Tras aparecer en el telediario de La sexta el primer día de rodaje, el equipo de la película ha sentido que la prensa no era bien recibida. No saben, o no explican, los motivos.

La Audiencia Provincial es un edificio público, la película tiene permiso para rodar en una de las salas de vistas: un espacio sobrio y pequeño con una mesa para el magistrado, los letrados. la fiscalía y el resto de los funcionarios; unas sillas para testigos, acusados y público ya que los juicios son de acceso libre.

Tienen restringido el horario de rodaje ya que no pueden hacerlo durante la actividad jurídica habitual. Las jornadas de grabación comienzan a las cinco de la tarde y se alargan hasta la madrugada. Todo para hacer sentir al espectador la corrupción en primera persona.Para que reflexione los 80 o 90 minutos que durará la película sobre un caso de sobra conocido pero que muchas veces se pierde entre la cantidad de titulares similares que se solapan a diario.

El rodaje se ha llevado a cabo en una sala de vistas de la Audiencia Provincial de Madrid, en la que se ha recreado el lugar original. Un espacio pequeño, el ambiente cargado como probablemente iría ocurriendo en la atmósfera de ese lugar durante las casi cinco horas de declaración de Bárcenas. La personalidad del personaje que encarna Pedro Casablanc llena todo el espacio, en la película toma más peso que en la obra de teatro. Ruz-Bárcenas recrea un duelo entre el magistrado que pregunta y el que declara. Sin embargo, en el largometraje un Pedro Casablanc caracterizado de tal manera que impresiona, es como tener al tesorero delante, protagoniza el interrogatorio, es el objetivo de las cuestiones formuladas tanto por el juez como por el fiscal y los abogados de la acusación. Cada uno busca las respuestas a sus propias incógnitas.

Pedro Casablanc reconoce la dificultad del papel: un texto complejo lleno de datos en los que no se puede meter ni un gazapo; un personaje reconocidísimo, muy mediático, que recrear de la manera más fidedigna posible, sin caer en la parodia. Todo tiene que ser veraz. Pero a la vez, le hace ilusión su primer protagonista en cine tras una amplísima carrera, por lo que estuvo muy pendiente del crowdfunding, que es una manera de las que se ha financiado B, la película.

Ilundain cuando puso en marcha el proyecto llamó a varias puertas buscando financiación. No se las abrieron y como consideraba que no podía seguir esperando decidió acudir a una plataforma de micromecenazgo. Así, con la colaboración de unos 600 mecenas se consiguieron 55.955 euros para llevar a Bárcenas al cine. “Esto nos ha servido para testar al público. La respuesta ha sido un acicate, además ahora ya no nos cuesta tanto explicar lo que estamos haciendo, se nos abren más puertas”.

No es la única ayuda que han recibido. B, la película ha ganado el concurso Te queremos comunicar cuyo premio es que una agencia de publicidad le llevará la comunicación del proyecto durante tres meses con una repercusión en los medios valorada en 25.000 euros. Una cantidad que es un importante apoyo, y sin embargo, en los papeles de Bárcenas sería solo un apunte al lado de una siglas.