Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Foro para impulsar el español

Instituciones, empresas y universidades reflexionan sobre el idioma en Madrid

Ilustración de Forges sobre libros.
Ilustración de Forges sobre libros.

En el Pabellón 14 de Ifema sólo se habla español. Instituciones, empresas y universidades están instaladas aquí con el objetivo de reflexionar sobre el idioma y promover su potencial. A partir de de este jueves y hasta el próximo domingo, el Primer Foro Internacional del Español ofrece un programa de actividades en torno al mercado de contenidos culturales, las industrias de la traducción y la lingüística, así como la educación y el turismo idiomático. La asistencia del público, sin embargo, es muy escasa.

Esta mañana, en la entrada del recinto, las largas colas de gente eran para ingresar al Salón Internacional de la Franquicia. Relegado a la parte trasera de Ifema, los pasillos del Foro que pretende impulsar la lengua de cerca de 500 millones de personas estaban siendo recorridos por unas cuantas. El contraste con otras ferias llevadas a cabo en este lugar es notorio, sobre todo, al ver que los expositores bostezan y el volumen de los folletos que han de repartir no disminuye. En las salas habilitadas para las conferencias, debates y talleres, muchas de las butacas están vacías.

Pero en el centro de una pasarela que, cómo no, tiene por nombre Miguel de Cervantes, el chino Lu Jingsheng, presidente de la Asociación de Hispanistas Asiáticos, contaba a los asistentes a su charla (“El español, una alternativa global”) que él tuvo el honor de ser el intérprete de destacados españoles en sus visitas a China, “como el entonces príncipe y hoy rey, Felipe VI, el expresidente José María Aznar o el cantante Julio Iglesias.” Jingsheng –la corbata bien anudada, la sonrisa fácil– dijo que en su país “hay más de 20 versiones de El Quijote. Además, desde hace unos años, los principales escritores hispanos están siendo traducidos al chino. El año pasado, sin ir más lejos, se concluyó la publicación de las obras completas del argentino Jorge Luis Borges”.

Ante medio centenar de personas sentadas en una incómoda escalinata negra (que suele usarse en la Semana de la Moda), el hispanista asiático afirmó que, “debido a la ampliación de la política exterior china, ha crecido nuestro interés por el idioma español. El mercado es amplio y por eso buena parte de nuestra población está estudiando esa lengua y el gobierno está promoviendo la traducción de obras chinas, literarias y filosóficas, al español”.

A unos pasos de ahí, el Sector del Procesamiento del Lenguaje Natural en España abogaba por “la existencia de una estructura digital multilingüe para toda la unión europea.” María Teresa Martín, del Grupo de Sistema Inteligentes de Acceso a la Información (Universidad de Jaén) explicó que “muchos de los consumidores españoles quieren comprar productos de empresas de otros países de la Unión, pero desisten al no comprender sus lenguas. Así como en España hay varios grupos comerciales que tienen traducido el contenido de sus páginas web, otros países europeos deberían traducir sus ofertas al español. Es algo que conviene a todos”.

Mientras, en un salón una docena de personas escuchaba las reflexiones en torno a la escritura en lengua española en Internet, la identidad y la reputación digital, las opiniones en la red y sus repercusiones legales, otros se detenían en la exposición de viejas viñetas, elaboradas por caricaturistas como Quino o Forges, que pretenden ilustrar las estructuras gramaticales en nuestra lengua.

El espacio del Foro (más reducido que el de otras ferias) está distribuido en torno a áreas especializadas: Traducción, Consultoría y Tecnología Lingüística; Contenidos e Industrias Culturales en Español; Enseñanza, Formación y Turismo Idiomático; Empresas y Entidades, Instituciones y Asociaciones impulsoras del Español y de la sociedad de la información. El evento cuenta con el apoyo de instituciones que promueven los valores culturales, económicos, de difusión y de internacionalización de la lengua española, como la RAE, Instituto Cervantes, la Universidad de Alcalá, la Universidad de Salamanca, la Fundación General CSIC, y el Centro Regional y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

La RAE ha aprovechado el Primer Foro Internacional del Idioma Español para presentar el Corpus del Español del Siglo XXI, un gran “banco de datos” formado por 400 millones de palabras y formas de la lengua en América y España. Guillermo Rojo y Mercedes Sánchez, del Centro de Estudios de la Real Academia Española, han explicado que el corpus es un conjunto formado por miles de textos (novelas, obras de teatro, guiones de cine, noticias de prensa, ensayos, transcripciones de noticiarios radiofónicos o televisivos, transcripciones de conversaciones, discursos…), empleados habitualmente para conocer el significado y características de palabras, expresiones y construcciones lingüísticas a partir de los usos reales registrados.

La RAE tiene un corpus general (llamado de referencia) para obtener las características globales que presenta el idioma en un momento determinado de su historia. En el caso del español actual, el corpus contiene textos de todos los tipos y también de todos los países que constituyen el mundo hispánico. Desde diciembre de 2013 es posible realizar consultas al Corpes XXI a través de una aplicación específica en la página electrónica de la Casa que “limpia, fija y da esplendor” a nuestra lengua, que permite recuperar los casos contenidos en el corpus de una palabra o expresión. En la primera fase del proyecto, finalizada en diciembre de 2014, se incorporaron textos producidos entre 2001 a 2012. Este mes (abril de 2015) se ha publicado una nueva versión de consulta que recoge poco más de 200 millones de formas. El objetivo final es reunir, en 2018, un conjunto textual constituido por 400 millones de formas y palabras que reflejen la variedad de la lengua común de los 500 millones de hispanohablantes.