Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El precio del libro se sataniza mucho. Quien quiere leer, lee”

Cada año se reúnen 653 autores, 1.900 editoriales y 750.000 visitantes en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Marisol Schulz Manault, directora de la FIL.
Marisol Schulz Manault, directora de la FIL.

Una vez al año y por un periodo de nueve días, en un punto mínimo del planeta se acumula toda la potencia del idioma español. En apenas 34.000 metros cuadrados se reúnen 653 autores de 32 países, 1.900 editoriales, 20.000 profesionales y 750.000 visitantes. Es la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), que arranca hoy. Este inmenso mecano literario, con 580 presentaciones de libros, tiene en su centro gravitatorio a Marisol Schulz, la directora de la feria.

Pregunta. ¿Para qué sirve una feria del libro en la era digital?

Respuesta. Para seguir promoviendo la lectura, como una experiencia personal, palpando el libro. Para que la gente pueda presenciar lo que los autores tienen que decirle. Para ser un espacio donde se dirimen las ideas, los tópicos de actualidad literaria y de la realidad nacional o internacional. Y es una feria mixta que sirve para fines comerciales. Tiene este doble objetivo.

En México hay capitales donde no hay una sola librería

P. ¿En qué se diferencia Guadalajara de Frankfurt o de Buenos Aires?

R. Somos la segunda feria a nivel internacional y la primera en nuestro idioma, tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo. Buenos Aires dura 21 días, es una gran feria, con mucho público, pero creo que no convoca como Guadalajara a profesionales de todo el mundo. No hay editor o agente literario en español que no piense que ir a la FIL es una necesidad. Lo que tiene Frankfurt es un grado de internacionalización mayor, por supuesto.

P. La FIL, una feria en español, premia a Magris, un escritor italiano.

R. Este es un premio en lenguas romances. Se premia la trayectoria de un escritor en cualquier lengua romance. Podría haber sido un portugués o un catalán.

P. ¿Por qué Argentina este año?

R. Ya estuvo en el 97, y ahora se vio pertinente que el público volviera a tocar base con lo que se produce en Argentina.

P. Sobre libro en papel y libro electrónico…

R. Van a coexistir.

P. ¿Cómo se mide el éxito de una feria?

R. Por asistentes y venta de libros. Un 85% de los asistentes a la FIL compran libros, y la venta directa es de unos 40 millones de dólares. Este es el evento que deja la mayor derrama económica anual en Jalisco. 330 millones de dólares. En 2013 vinieron 750.000 personas. Como el 70% son del estado de Jalisco y el 30 restante de otros estados de México y de otros países. Tenemos 20.000 profesionales del libro inscritos cada año que vienen de fuera.

P. ¿Qué momento vive la literatura en español?

R. Muy vivo, muy latente, con voces nuevas y sorprendentes. Y hay una emergencia de editoriales independientes. Argentina (Adriana Hidalgo), Colombia (Ediciones Rey Naranjo), España (Minúscula, Acantilado, Pretextos), México (Almadía, Sexto Piso, Ediciones Cera, Ediciones El Ermitaño, Arlequín). Algunas empezaron en la FIL con espacios muy pequeños y han expandido sus espacios.

P. El año que viene, Reino Unido.

R. Todos a los que nos gusta o nos dedicamos a la cultura tenemos un nexo con Reino Unido, y sentimos que era una gran ausencia.

P. ¿Cómo se inserta una feria del libro en un país con pocos lectores?

R. En México hay capitales donde no hay una sola librería. La lectura se concentra en algunos núcleos urbanos. En Guadalajara, por ejemplo, donde la feria se organiza desde hace 28 años. Creo que tal vez por eso esta ciudad tiene un índice de lectura per cápita diferente al resto del país. Pero un evento de nueve días no va a cambiar los índices de lectura de un país de 120 millones de habitantes.

P. ¿En México el libro es caro?

R. Puede ser caro, pero es tan relativo como que mucha gente que piensa que el libro es caro compra dos revistas Tvynotas a la semana y con eso tendría un libro. Y el consumo de alcohol y tabaco no es barato. El precio del libro se sataniza mucho. Quien quiere leer, quien tiene el gusto, el hábito, va a leer de cualquiera de las maneras.

P. Si fuera una sola, ¿qué cosa salvaría de la FIL?

R. El público de Guadalajara. Gente muy joven que ha crecido con la FIL y no se imagina una ciudad sin FIL. Es parte de la vida de esta ciudad. Los salvaría a ellos, que se entregan y celebran y viven alrededor de la FIL, y se han apropiado de ella.

Más información