Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘After’: de fantasía ‘online’ y por entregas a libro millonario

La primera novela de Anna Todd, tiene más de mil millones de lecturas en la comunidad digital Wattpad

La escritora Anna Todd.
La escritora Anna Todd.

En abril de 2013, Anna Todd escribió el primer capítulo de After, una novela de fanfiction, el género literario y fenómeno juvenil en el que las historias, aunque ficticias, están inspiradas en personajes reales. En su caso, Todd tomó como referente uno de sus grupos favoritos y que más literatura de este tipo genera, One Direction, e imaginó una historia de amor (y sexo) entre una chica recién llegada a la universidad, Tessa (con quien comparte muchas cosas, reconoce), y uno de los componentes de la popular banda, Harry Styles.

Escribió el primer capítulo y lo subió a Wattpad, la plataforma online y red social literaria, en la que llevaba meses leyendo relatos de otros usuarios. “Al día siguiente subí el segundo capítulo; y cuando me hice con la herramienta, empecé a subir casi un capítulo diario”, cuenta por teléfono desde Texas.

Ese verano, After alcanzó el millón de lectores. Un año después firmó un contrato de seis cifras con una editorial estadounidense por cuatro libros y vendió los derechos a 23 países, entre ellos, España, donde Planeta acaba de publicar el primer volumen. Hace un mes, Paramount Pictures anunció que convertirá la novela en una película.

Había pensado en escribir, pero nunca de una manera nada realista. Sentía que era algo que tenía dentro de mí, pero no sabía cómo sacarlo

Anna Todd tiene 25 años y vive con su marido, soldado del ejército de EE UU, en un pueblo cerca de Austin. Cuando empezó After, trabajaba como maquilladora en una tienda. Nunca había escrito antes. “Había pensado en escribir, pero nunca de una manera nada realista”, dice. “Sentía que era algo que tenía dentro de mí, pero no sabía cómo sacarlo”. Otros lectores y usuarios de Wattpad, que se convirtieron enseguida en fans, le ayudaron a hacerlo dándole “críticas positivas y constructivas constantemente”.

“Las plataformas de escritura responden a una doble necesidad: a la voluntad de miles de personas de escribir y ser leídos, pero sobre todo a la de compartir la experiencia de la creación con los lectores”, explica María Guitart, editora de After en Planeta. Es la adicción que ya creaban Dickens o Galdós con sus novelar por entregas, sin intermediarios y multiplicada por la tecnología. Es el fenómeno de la escritura y lectura social y móvil en el que la plataforma Wattpad, con más de 35 millones de usuarios por todo el mundo (más de un millón en España), es número uno.

“Cada día subirán unos 250 mil historias. Cada minuto, el equivalente a 24 horas de lectura”, cuenta Allen Lau, CEO y cofundador de Wattpad, que nació en 2006 como herramienta de lectura, pero en seguida se convirtió en un lugar de encuentro de lectores y escritores o, como ellos se llaman, Wattpadders.

El perfil del Wattpadder es como Anna Todd. “La mayoría son mujeres menores de 25 años”, dice Lau. Sus géneros favoritos son “romance, ficción juvenil y fanfiction, aunque la ciencia-ficción y la no ficción están creciendo rápidamente”.

Ella tampoco es la primera que consigue que su novela por entregas pase al papel. “Abigail Gibbs fue una de las primeras Wattpadders en firmar un contrato de seis cifras con una gran editorial en 2012”, dice Lau. “Brittany Geragotelis fue otra popular escritora de la red que publicó al principio”. La semana pasada, M.K. Shaddix firmó en exclusiva con Amazon.

De todos, After sigue siendo el mayor éxito con más de mil millones de lecturas, pero ya hay muchos escritores en esta red que han firmado acuerdos de publicación. “Cientos”, asegura Allen Lau. El libro físico sigue siendo la manera de sacarle jugo a estos fenómenos. Para todos: Wattpad ha encontrado en la representación de sus Wattpadders, con Anna Todd como debut, una nueva forma de monetizar esa fuente de talento que tienen y que las editoriales rastrean, ávidos del siguiente 50 sombras de Grey.

A pesar del gran lanzamiento editorial, After seguirá disponible y gratis en Wattpad. Entonces, ¿qué valor tiene el libro? “Hoy en día todo pasa por la red, pero cuando se trata de un gran fenómeno lo que ofrece la red no es suficiente, es importante ‘tener’ el libro entre manos”, explica María Guitart

A pesar del gran lanzamiento editorial, After seguirá disponible y gratis en Wattpad. Entonces, ¿qué valor tiene el libro? “Hoy en día todo pasa por la red, pero cuando se trata de un gran fenómeno lo que ofrece la red no es suficiente, es importante ‘tener’ el libro entre manos”, explica María Guitart. “Un ejemplo: miles de fans de After han leído tres, cuatro veces el libro en la red, pero en el momento en que se anunció la publicación en papel, han estado contando los días para poder tenerlo entre sus manos, y se han volcado en una compra casi militante. No sólo quieren tener After, quieren ayudar a hacer crecer el fenómeno del que se sienten parte”.

“Sujetar el libro con mis manos, firmarlo, verlo en las tiendas hace que todo esto parezca más real”, asegunda Todd. “Si me gusta un libro y está en papel, aunque lo haya leído en digital, lo compro. Además, la versión en papel es diferente, está editada”. Sin embargo a la hora de escribir no podría abandonar la comunidad. “Ni siquiera sé si quiero intentarlo, me gusta la parte social”. Estos días para seguir fidelizando a sus fans, por ejemplo, sube capítulos de una precuela: “Es punto de vista de Hardin (el nombre ficticio de Harry Stiles)”.

“Se puede decir que el camino de doble sentido es una realidad”, dice Guitart. “Nacen cosas en la red que acaban en papel, seguramente porque ahora el lector/escritor está en la red, es el reflejo del momento que vivimos: nunca antes digital y analógico habían convivido y se habían alimentado mutuamente de este modo”.

El papel es una aspiración para los que vienen detrás de Anna Todd. ¿Es el fin último? “Para nada”, dice Allen Lau. “La gente escribe en Wattpad por diferentes razones. Algunos lo hacen para autoexpresarse, otros buscan una carrera”. Y otros, como Todd, se la encuentran. “No puedo llamarme escritora aún, pero definitivamente quiero dedicarme a escribir”.