Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosler, Nauman y Ruiz marcan el cambio de ciclo en el IVAM

José Miguel G. Cortés, nuevo director del museo, presenta su programación para 2015

'Photo Op', obra de 2004 de Martha Rosler.
'Photo Op', obra de 2004 de Martha Rosler.

El nuevo director del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), José Miguel G. Cortés, presentó este martes su proyecto expositivo para 2015 con el propósito de que el museo vuelva “a ocupar el lugar destacado entre los museos españoles y europeos más importantes que nunca debería haber perdido”. Para ello, el primer director elegido por concurso ha combinado en su programación artistas de prestigio internacional, como los estadounidenses Bruce Nauman y Martha Rosler o la británica de estética documentalista Gilliam Wearing (premio Turner en 1997), con creadores españoles (y valencianos) también de reconocida proyección, como el creador que parte del lenguaje del cómic Francesc Ruiz (invitado al pabellón español de la próxima Bienal de Venecia) o los más veteranos Rogelio López Cuenca y Antoni Muntadas, vinculados por su arte comprometido socialmente. Ambos desarrollarán sendos proyectos expresamente para el IVAM en colaboración con las universidades.

'The big parade',de la serie 'American way of life', de 1957, de Josep Renau.
'The big parade',de la serie 'American way of life', de 1957, de Josep Renau.

Además, se expondrán de manera permanente los importantes fondos de arte moderno y contemporáneo del IVAM, otro de los ejes de la programación de Cortés, que ha reducido el número de exposiciones a nueve, 18 menos que la última temporada de la anterior directora, Consuelo Ciscar, que estuvo al frente del museo durante un decenio. La gran muestra Construyendo nuevos mundos 1915-1945. Las vanguardias históricas dará cuenta de una de las fortalezas de la colección. Otra es la fotografía.

En este sentido, Cortés destacó especialmente la exposición que enfrentará los fotomontajes antibelicistas de Martha Rosler (1943) sobre los conflictos de Vietnam e Irak con los no menos combativos fotomontajes sobre la Guerra Civil o el American way of life del valenciano Josep Renau (1907-1982). La temporada arranca con una exposición, también, de la colección que incluye obras de Guillermo Kuitca, Gerhard Richter o los valencianos Ángeles Marco y José María Yturralde. Su título es una declaración de intenciones, En tránsito, en sintonía con la necesidad de “insuflar un nuevo hálito de cambio al museo” en la que incidió Cortés.

Cinco serán las líneas de actuación: La global y lo local; Lo moderno y lo contemporáneo; Los diferentes lenguajes artísticos; Proyectos individuales y colectivos, y Colección permanente. Dentro de ese eje de convivencia entre lo moderno y lo contemporáneo se ha programado la exposición Colectivos artísticos en la Valencia bajo el franquismo, que analizará una época dorada del arte en esta ciudad protagonizada por Equipo Crónica, Equipo Realidad o Estampa Popular.

Nombrado a finales de septiembre, el nuevo director ha roto con la polémica etapa precedente y no ha mantenido ninguno de los proyectos heredados para el próximo año. “Sólo había una exposición firmada, Ciudad global, ciudad surreal, que esta dirección ha considerado que no se debía hacer, porque su presupuesto aproximativo rondaba entre 250.00 y 300.000 euros, una cifra fuera de lugar e inmoral desde todos los puntos de vista”. El presupuesto del IVAM se ha reducido a la mitad en cinco años, hasta los 5,6 millones de euros actuales.

José Miguel G. Cortés, en la presentación de la exposición.
José Miguel G. Cortés, en la presentación de la exposición.

Otro de los cambios de esta nueva etapa es “que por primera vez en muchos años se volverá a contar con los conservadores de este museo”, explicó el director. Su intención es que más del 70% de los proyectos sean comisariados por personal del propio museo. E incorporar su idea de focalizar la atención también hacia el Mediterráneo en años posteriores. Se han suprimido las muestras dedicadas a la moda y otras de pequeño tamaño en beneficio de exposiciones más longevas y trabajadas.

Además, a finales de este año, se retirará la exposición dedicada al conocido escultor de Mislata Miquel Navarro, que ocupa desde hace más de un año la sala recayente a la calle, la más vistosa. En el acuerdo de donación firmado entre el creador y el IVAM se explicitaba que su exhibición sería permanente en el caso de que se acometiera la ampliación del museo, que está aplazada sine díe.

Las primeras decisiones de Cortés han provocado cierto malestar en algunos círculos artísticos locales de Valencia. Ya pasó a finales de los ochenta, cuando se hizo evidente la voluntad internacionalista de IVAM, que le procuraría años después un lugar destacado en el circuito del arte contemporáneo.

Boltansky

Las críticas, en algún caso, se originan por la supresión de proyectos. El valenciano Uiso Alemany estaba preparando una muestra con obras de gran formato desde hace un año para el IVAM y contaba con la firma de Consuelo Ciscar. “Tengo la exposición firmada y ahora resulta que no se ciñe a la línea expositiva, cuando ni se ha visto”, comentó el creador. Fuentes del museo indican que no hay ningún contrato firmado. Esta muestra no llegó a ser aprobada en el consejo rector del museo celebrado el pasado mes de abril. Ciscar hizo varias propuestas y la presidenta, la consejera de Cultura, María José Català, prefirió no condicionar la programación al nuevo director del IVAM, cuyo relevo en la cúpula ya había sido anunciado.

El museo, por otro lado, entregará al reputado artista francés Christian Boltansky el Premio Internacional Julio González. La decisión la ha tomado Cortés, con el asesoramiento del primer director del IVAM, Tomás Llorens, y el heredero del gran escultor catalán, Philippe Grimminger. La intención es que exponga en el museo en 2016.