Alemania, puerto de llegada y salida artística

Cuando cayó el muro tenían 15 o menos de 15 años. Hoy son creadores de referencia de Alemania EL PAÍS elige a algunos de los artistas más prometedores de ese país

Detalle de la portada del libro 'La caída de los días a la noche', de Antje Rávic Strubel.
Detalle de la portada del libro 'La caída de los días a la noche', de Antje Rávic Strubel.

Kant, Schiller, Goethe, Beethoven, Durero, Grimm, Wagner... Las artes alemanas han jugado un papel esencial en la creación y derroteros del panorama artístico universal, en la formación de la cultura de la gente y del imaginario colectivo. Alta cultura en la mente, las palabras y la práctica de todos a lo largo del tiempo. De allí son algunos de los creadores fundamentales e influyentes en el desarrollo de sus respectivas artes que incluye autores literarios como los hermanos Grimm y Thomas Mann, pensadores como Hegel y Nietzsche, maestros de la pintura como Lucas Cranach el viejo, Durero, Friedrich y Max Ernst, genios de la música clásica conocidos por todos como Brahms y Bach; y en el siglo XX pensadores y escritores como Heidegger, Brecht y Adorno, y que llegan hasta hoy como Günter Grass.

Tras la Segunda Guerra Mundial fueron muchos los que vaticinaron el declive de la mejor creación alemana. La caída del muro, en 1989, es decir la unificación del país, abrió una época esperanzadora. Esto se refleja en una eclosión y una simbiosis de arte tanto por la visibilidad procedente de la Alemania oriental como lo que ese hecho significaba y tenía de big bang en la mente e imaginario de los artistas. Sea para contar o escudriñar su historia antes, al igual que durante y después. Berlín se convirtió en el nuevo epicentro de la cultura. En puerto de salida y de llegada de creadores y de ideas´, conocidas y deconocidas. Parecía el corazón del mundo, con nuevas palpitaciones, con riesgos. La periferia fue el centro. Las infraestructuras culturales se transformaron y aumentaron. Los arquitectos, famosos y emergentes, crearon allí un ecosistema arquitectónico que miraba hacia el futuro con edificios destiandos a toda clase de funciones, culturales, públicas o privadas. En lo cultural, diseños y técnicas al servicio de los artistas y del público.

Pasados 25 años de aquello, una nueva generación de creadores en todas las manifestaciones artísticas se abre paso y busca afianzarse más allá de esa temática como eje vertebradora de las obras. Dichas creaciones aspiran a ser universales, con muro o sin él. La influencia de la multiculturalidad es esencial. Pero una duda planea sobre la creación y los creadores alemanes, y tiene que ver con la calidad y proyección real de sus obras, ante lo que algunos ven más como un paréntesis o vacío. ¿Dónde están esos grandes nombres que tradicionalmente han liderado el destino de las artes occidentales? ¿Qué ha pasado con la fuerza de la creación y los creadores de Alemania?

EL PAÍS se acerca a ese presente-futuro y propone cuatro nombres, menores de cuarenta años, por cada una de las siguientes artes: literatura, artes plásticas, cine, teatro, música clásica y otras músicas. Una veintena de valores artísticos que pueden marcar la deriva y los derroteros de la creación de Alemania para ponerla de nuevo en el primer plano.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS