El cine y la música en directo sufrieron su peor año en un lustro

Las salas perdieron un 17,76% de asistencias en 2013, según el Anuario de la SGAE El público de los conciertos bajó un 12,37%, en el primer año completo afectado por el IVA al 21%

Una sala de cine vacía en Málaga.
Una sala de cine vacía en Málaga. JULIÁN ROJAS

Cada dato nuevo es un descenso. Y así desde hace años, desde que la crisis económica hundió a España, y con ella a su cultura. Si se suman la piratería, la llegada de lo digital y los recortes se obtiene un panorama dantesco, que reflejan puntualmente los estudios que han ido saliendo en este lustro. El último, el Anuario 2014 de la SGAE, presentado esta mañana, añade razones para el pesimismo: entre decenas de menos destacan las caídas en las asistencias a salas de cine (17,76%) y conciertos de música popular (12,37%) en tan solo un año, el primero en vivir en su totalidad los efectos del IVA cultural al 21%.

“2013 ha sido un mal año para la cultura: se han perdido espectadores y el único consumo que ha subido es el televisivo. Aunque a la vez hay una enorme bajada de los ingresos publicitarios, por lo que tampoco a las televisiones les ha ido bien”, aseguró en la presentación Antonio Onetti, presidente de la Fundación SGAE. Al fin y al cabo, al menos a juzgar por los datos relatados a continuación, no hay un solo sector cultural que pueda sonreír.

Eso sí, la televisión puede por lo menos presumir del aumento en los minutos diarios de visionado por persona en el último lustro: de 227 a 244, aunque precisamente el último año ha sido el primero en registrar una caída, respecto a los 246 minutos de 2012. Un destino parecido vive la radio, que experimentó un aumento de 104 a 111 minutos de escucha diaria en cinco años, aunque 2013 rompió la tendencia al alza.

Un vistazo a los demás ámbitos muestra porcentajes a menudo de dos cifras y casi siempre negativos. Resumiendo, se puede afirmar que España ha perdido prácticamente una cuarta parta de sus exhibiciones culturales (conciertos, espectáculos, proyecciones cinematográficas, etc.) en cinco años. Las representaciones teatrales, por ejemplo, bajaron en un 30,36% respecto a 2008, mientras que los conciertos de música popular disminuyeron en un 25,54%. Una sangría idéntica padecen también los mundos del cine y de la música clásica.

En busca de buenas noticias, suele ser útil acudir a los videojuegos y al entorno digital. Sin embargo, esta vez el intento falla. El mundo del juegos digitales perdió un 7,35 de recaudación en el último año y, a falta de datos sobre el cine online, la música en la Red ofrece números contradictorios: la recaudación, que subió un 65,55% desde 2007, se paralizó en el último año, con un descenso del 0,4%. También se reducen las descargas musicales, ya que los españoles bajaron 171 millones de archivos de pago y 488 millones de archivos gratuitos menos respecto a 2012. Los contenidos gratuitos representan en cualquier caso el 91,9% de las descargas legales.

Un intento extremo de ver el vaso medio lleno obliga a mirar la letra pequeña del Anuario. Así, las suscripciones a servicios musicales como Spotify o Deezer suben (un 9,4%). También se podría decir que las artes escénicas parecen haber ralentizado su caída: en 2013 la recaudación y las asistencias bajan respectivamente un 4,12% y un 3,49%, porcentajes inferiores respecto a los años anteriores.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Ruben Gutierrez del Castillo, director de investigación y desarrollo de la Fundacion SGAE, subrayó por lo menos que, de cara a 2014, los primeros datos del sector del videojuego, de las artes escénicas y de la música digital ofrecen más esperanzas. También recordó la subida en la cuota de pantalla del cine español, que a falta de los datos definitivos, acumula un 23,6% en lo que va de año, su récord histórico. Y Onetti hizo hincapié en la subida -eso sí, "insuficiente"- de la partida para Cultura en los Presupuestos del Estado para 2015. Sin embargo, con un tono acorde a la situación y los números, el propio Gutiérrez concluyó su exposición con una frase que quizás resume el cansancio del sector más que muchos números: “Esto es un rollo”.

Sobre la firma

Tommaso Koch

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS