Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacar al cine de la confrontación política, objetivo del primer congreso del sector

Manuel Gutiérrez Aragón lee el manifiesto que pide la celebración de un encuentro en 2015

Los cines madrileños Cinesa, el pasado marzo durante la Fiesta del Cine.
Los cines madrileños Cinesa, el pasado marzo durante la Fiesta del Cine.

Sacar al cine de la confrontación política y reencontrarse con el público son los objetivos de la iniciativa para la celebración de un Congreso de Cine, cuyo manifiesto se ha hecho público esta tarde en el marco del festival de San Sebastián. Ha sido el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón el encargado de la lectura de este documento de la Unión de Cineastas, que está apoyado por la Academia de Cine, la Fundación de la Sociedad General de Autores, CIMA (asociación de mujeres cineastas), Dama (asociación de guionistas), escuelas de cine, universidades y otras instituciones.

La propuesta de este congreso ha sido acogida con gran escepticismo por parte de sectores clave de la industria, como los productores, aunque todos son conscientes del momento crítico del mercado que se asoma al abismo del desastre. Se vive en la paradoja. Nunca hubo peores noticias para la industria pero, en cambio, las películas españolas arrasan en taquilla. La cuota de mercado cerrará este año con la cifra más alta de su historia. Ahora se sitúa en el 23,6% pero se espera que llegue casi al 30% a finales de año.

El manifiesto hace un repaso del estado de precariedad que vive la industria del cine español desde hace décadas, pero se centra en el momento único y particular del sector, que está sometido a cambios marcados por la digitalización, no solo en los modos de producción, exhibición, distribución, sino también en las formas de fomento y promoción. Estos nuevos modelos requieren, se asegura en el documento, no solo cambios legales, sino también culturales. "La presente situación exige una reflexión conjunta y sin prejuicios de todos los agentes implicados en el proceso", se dice en el texto, que propone la celebración de un Congreso de Cine para una fecha sin determinar de 2015. Un encuentro en el que se abordarían cuestiones tan fundamentales como la relación del cine español con su público, la educación, la piratería, las nuevas formas de consumo, las relaciones con las instituciones y el marco legal… todo dentro del nuevo contexto del cine digital.

Según el documento, la industria se encuentra en un momento en el que es más necesario que nunca el diálogo plural y transversal para buscar una estrategia conjunta y pactada por todos los agentes implicados. "Ha llegado el momento de proponer un encuentro en un espacio plural de debate y puesta al día de las ideas para la supervivencia de nuestro cine, tanto en términos culturales como industriales. Por ello, creemos que es fundamental impulsar de forma colectiva la celebración de un congreso con el ánimo de que participen en él todas las instituciones, asociaciones y colectivos de todo tipo que de una u otra manera participan de la cultura del cine. El cine, y más concretamente el cine español, es y ha sido diverso y queremos que lo siga siendo. Pero hoy, ante la avalancha de cambios que están aconteciendo, nos parece claro que dicha diversidad peligra o puede peligrar", se asegura en el manifiesto, cuyo deseo es que el citado congreso sea un gesto colectivo que aúne voces y fuerzas de procedencia diferente.

Al acto han acudido representantes de las instituciones convocantes, como Enrique González Macho, presidente de la Academia, o Borja Cobeaga, presidente de los guionistas de Dama, que han asegurado entender el escepticismo de algunos productores, además del director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos. "¿Cómo no vamos a entender el escepticismo? Llevamos tres años en los que se habla y no se escucha, se dice y no se hace. Es humano que los sectores no se crean ya nada cuando la inseguridad económica y jurídica están a la orden del día. Esto que presentamos hoy es una iniciativa que esperemos que salga adelante, pero si no sale no será un fracaso. El mérito está en intentarlo. No hay otra alternativa. Las promesas de mecenazgo y los incentivos fiscales se han ido al traste, por no hablar de el incumplimiento de las ayudas a la amortización. O intervienen todos los sectores o no se hace", explicó González Macho. Cobeaga también ensalzó la iniciativa: "Espero que sirva para aglutinar a todo el mundo".