Patrick Rothfuss conquista Avilés

El autor de ‘El nombre del viento’ protagoniza la cita clave de la literatura fantástica en España

El escritor Patrick Rothfuss, en una imagen de 2009.
El escritor Patrick Rothfuss, en una imagen de 2009.Jamie Rothfuss

El Celsius 232 suma y sigue. El bebé que arrancó en 2012 por todo lo alto —40.000 personas y el más grande de los fantásticos, George R.R. Martin, apoderándose de Avilés— añade otro preciado cromo a su colección: Patrick Rothfuss (Madison, 1973), número uno del The New York Times y la mayor estrella mediática y en ventas de la fantasía épica tras el autor de Juego de tronos. El americano tendrá que plantearse si seguir la técnica de Neil Gaiman para sobrevivir a las sesiones de firmas, un cubo de hielo para sumergir la mano. Cada mañana le esperan un par de horitas de garabatos y las kilométricas colas que ya han sufrido Martin y David Simon (The wire, Tremé). Su presencia confirma al festival como la cita española número uno del fantástico literario, cita que arrancó ayer miércoles y que terminará la madrugada del sábado al domingo con una maratón de cine que arranca con Alien, el octavo pasajero (1979).

Rothfuss llega a Avilés en un momento dulce. El tercer y definitivo libro de sus Crónicas del matarreyes, las Puertas de piedra, se encuentra en avanzada gestación —ya tiene decidido hasta el final, que le contó a otro grande del género, Terry Prachett, como confesó en su blog—. Pero para este mismo año el autor publicará un libro muy esperado por sus millones de fans: The slow regard of silent things, algo así como La mirada pausada sobre las cosas silentes. El libro es un spin-off de su saga protagonizado por Auri, una joven asocial de personalidad frágil y asustadiza pero con un enorme corazón que cautiva al protagonista de la crónicas, el bardo, guerrero, mago y tabernero Kvothe.

Ilustración de Fernando Vicente a partir de 'el nombre del viento', de Patrick Rothfuss.
Ilustración de Fernando Vicente a partir de 'el nombre del viento', de Patrick Rothfuss.Fernando Vicente

Como no solo de Rothfuss vive el festival, hay más estrellas. Por ejemplo, Brandon Sanderson, otro número uno del New York Times obsesionado con la magia y también con planteamientos chocantes. Un ejemplo: su novela corta, Legión (Fantascy, 2014) arranca así: “Me llamo Stephen Leeds y estoy completamente cuerdo. Mis alucinaciones, sin embargo, están bastante locas”. Tim Powers completa el triunvirato de extranjeros ilustres y de hecho compartirá una mesa a tres con Rothfuss y Sanderson el sábado a las 19.00 en el Auditorio de la Casa de Cultura.

Hay más de 70 autores invitados al certamen. Y muchos de ellos son españoles. Estrellas ya con varias muescas en el cinturón, los dobles ganadores del premio Celsius de la Semana Negra Ismael Martínez Biurrun y Emilio Bueso, el best-seller internacional José Carlos Somoza. Y valores emergentes cada vez más asentados, como Javier Ruescas o Francisco Miguel Espinosa. Lo que es más importante, se plantean mesas temáticas para evaluar la situación del sector, como la dedicada a la literatura juvenil (sábado a las cinco de la tarde en el auditorio), de capa caída en ventas tras una larga era de bonanza. Se echa de menos, eso sí, más interacción entre los popes del género allende los mares y la cantera española, que no coincidirán en la misma mesa salvo en la presentación a dúo de dos ases del juvenil: Javier Ruescas y Lauren Oliver.

Pero aquí no solo hay literatura, también negocio. En las carpas de las principales editoriales y librerías del género —Gigamesh, Minotauro, Fantascy…— se juega el éxito de un certamen que ha atraído al mundillo por un primer año extraordinario gracias a Martin y sus tronos y dragones. El año pasado no fue tan brillante, aunque desde las carpas el consenso era que aún se vendía mucho. Tras el primer día, 2014 se presenta muy provechoso, según la organización: “Las ventas están siendo muy buenas y los libreros están bastante contentos en general”, afirma Diego García Cruz, uno de los directores del festival. Habrá que medir si cuando el sábado toque recoger espadas, libros y figurines siguen pensando que esperar 12 meses por la libido friki de estos cuatro días merece la pena.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Tráiler de Rime, de Tequila Works. 

El oropel, las charlas, el parné, las carpas y el color… El color es cosa de las actividades paralelas, lo más friki de lo friki. Talleres de esgrima, de conjuros, duelos de caballeros consumados al aire libre, desfiles de Star Wars y hasta recitales en un cementerio están en la inacabable hoja de programación. Pero destaca entre las novedades de este año una apuesta muy a tono con la ebullición cultural de cierto sector en alza. Letras y bits fusionará hoy literatura y videojuegos con la presencia de autores best-seller como el ruso Dmitry Glukhovsky (Metro 2033) y creadores punteros de los indie games como Raúl Rubio (Rime, Tequila Works). La organización pretende que esta sección se convierta en una apuesta creciente del festival, hermanándose con la primera industria cultural en facturación a nivel mundial (70.000 millones de euros). Y si usted es de los menos frikis, piense que el cine al aire libre (cada noche a las diez frente al ayuntamiento) y la fabada pantagruélica al aire libre (sábado a las tres de la tarde en la plaza Álvarez Acebal) son gratis.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS