crítica | tokarev
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El cliché Cage

Llega otro filme de Nicolas Cage, con su pelo imposible y su grito de dolor en plano cenital

Nicolas Cage, en ‘Tokarev’.
Nicolas Cage, en ‘Tokarev’.

Una de Nicolas Cage, con su pelo imposible y su grito de dolor en plano cuasi cenital como cliché reconocible, pero dirigida por un español: Tokarev, de Paco Cabezas, uno de esos productos en los que hay que optar entre lo efervescente y lo grandilocuente, entre ir directo al grano o adornar(se), entre ser uno más u otro distinto. Cabezas ha optado por lo segundo. No es mala opción.

El guion de Sean Keller y Jim Agnew, con dos evidentes tramas de despiste para la sorpresa final, reconcentrada en una de ellas, contiene un elemento que poder aprovechar como subtexto trascendente: la imposibilidad de escapar de un pasado erróneo, uno de los grandes temas en el cine de James Gray, que también estrena hoy, y al que Cabezas parece remitirse en la primera imagen: un primerísimo plano de la mirada de Cage, hijo bastardo del plano inicial de Tim Roth en Little Odessa. El director de Carne de neón imprime así un tono de solemnidad, con infinitas cámaras lentas o esa gota de lluvia que cae sobre la flor antes de la tormenta, que le viene enorme a una película como esta, pero que convierte su trabajo en distinto. Y sin dejar de hacer una de Nicolas Cage.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción