Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacimiento de la pasión por mirar

Cuatro exposiciones en torno a PHotoEspaña coinciden en rescatar en Madrid la sorprendente obra de los pioneros de la fotografía española desde el siglo XIX

Fotografía de Joan Vilatobà titulada '¿En qué lugar del cielo te encontraré?'. Ver fotogalería
Fotografía de Joan Vilatobà titulada '¿En qué lugar del cielo te encontraré?'.

Acompañados de mulas que cargaban sus pesadísimos equipos, a veces de hasta 300 kilos, los pioneros de la fotografía encontraron en España un campo de trabajo duro pero fascinante. Un país incómodo, a la cola en casi todo lo relacionado con el progreso, pero cuya riqueza artística, folclórica y monumental atraía a profesionales enviados principalmente de Inglaterra y Francia. De esos primeros conquistadores de la imagen da cuenta la exposición que ayer se inauguró en la Biblioteca Nacional y que dentro de PHotoEspaña reúne cerca de 70 joyas fundacionales. También, la que hoy abre sus puertas en el Museo Nacional de Antropología —Tipos populares. Baltasar Cue. Fotografías (1891-1894)— y dos de las que la próxima semana centrarán el banquete del festival fotográfico: el mítico trabajo en el norte de África de José Ortiz Echagüe (en la Calcografía Nacional) y la retrospectiva dedicada Joan Vilatobà en el Museo del Romanticismo.

De los dos millones de fotos que posee la Biblioteca Nacional, unas 40.000 son de ese siglo XIX que vivió el nacimiento de una pasión que cambiaría los usos y costumbres de la humanidad. Los trabajos de Charles Clifford, Jean Laurent, José Albiñana, José Martínez Sánchez, Louis De Clerq, José Spreafico y Joaquín Pedrosa se mezclan con fotografías anónimas para ofrecer un viaje a lomos de estos pioneros que forjaron la imagen de España. La conservadora Isabel Ortega es la encargada de una selección “pequeña, pero muy representativa”. En ella convive desde un retrato de Eugenia de Montijo, aquella it girl de la España afrancesada, a sorprendentes trabajos documentales sobre armaduras y esculturas históricas. “La fotografía cambió nuestra manera de ver el arte y el paisaje”, explica la comisaria. “En las dos décadas que recoge esta exposición los cambios en España y en la propia fotografía fueron enormes. Muchos de estos fotógrafos extranjeros acabaron afincados aquí, como Clifford y Laurent. Eran admirables por su técnica, como con las armaduras. Incluso hoy en día son dificilísimas de fotografiar por los reflejos que causa el metal. Ellos lograron dominarlos”.

'Siroco en el Sahara, 1965', de Ortiz Echagüe.
'Siroco en el Sahara, 1965', de Ortiz Echagüe.

Y si la realidad era asombrosa para los primeros exploradores, retratistas minuciosos y exactos de lo que veían, el pictorialismo empezaba a irrumpir con fuerza en Europa. A principios del siglo XX, con casi dos décadas de retraso, esta corriente llegó a España. “Entonces nos encontramos con los fotógrafos que quieren imitar a la pintura y los que no, los que quieren que la fotografía tenga la calidad de una pintura y sea en sí misma un cuadro. Ahí situamos a Joan Vilatobà”, explica el historiador Josep Casamartina i Parassols sobre el protagonista de la exposición que la próxima semana se abre en el Museo del Romanticismo y que ofrecerá a través de una treintena de imágenes la obra de un personaje singular, un republicano radical, de familia masónica y espiritista, que apostó dese el principio por una nueva fotografía. Vilatobà usaba a su hermano (muy parecido a él físicamente) de modelo para sus montajes fotográficos. Escenas románticas y simbolistas, centradas en la figura y en la composición, que delataban una personalidad impulsiva y algo desatada. En 1989 huyó de España como desertor de la Guerra de Marruecos y no regresó hasta que en 1903 su familia le garantizó que no iría la cárcel. Abrió su estudio en Sabadell, donde una visita —y un encargo— de Alfonso XIII le hicieron famoso. “Su exposición de 1919 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid lo consagró, incluso hay una entrada dedicada a él en la Enciclopedia Espasa de los años 20. Pero su éxito en Madrid no se refleja en Barcelona y, en 1931, decide dejar la fotografía y dedicarse a la docencia. Tras su muerte, su estética pasa de moda. Cae en el olvido”.

Fotografía de Joan Vilatobà.
Fotografía de Joan Vilatobà.

Hasta los años 70 —y de la mano de estudiosos de la fotografía como Joan Fontcuberta y Publio López Mondéjar— no se recupera su historia. “Su hijo guardó con celo obsesivo la obra de su padre: 2.000 placas que finalmente, y gracias a su nieta, están desde hace unos meses en el archivo histórico de Sabadell”.

Dentro de esa corriente pictorialista la gran estrella es José Ortiz Echagüe (1886- 1980), cuyo trabajo Norte de África se expone también desde el 5 de junio. Lo curioso de este trabajo es que muestra al Ortiz Echagüe joven frente al adulto. Rif, cerca de Tetuán, fue el primer destino del ingeniero militar. Tenía 23 años y recibió el encargo de dirigir el servicio de fotografía de la unidad de Aerostación. Toma imágenes, primero desde globos y luego desde aviones, para elaborar mapas y localizar las posiciones enemigas. Pero el joven fotógrafo no se limitó al trabajo cartográfico y acercó su cámara hacia la vida cotidiana del país. Su trabajo (con resonancias de Zurbarán, Sorolla o Zuloaga) recogía toda la espiritualidad y misticismo de una cultura en la que las telas, el desierto, el sol y el agua respiran por los poros de cada revelado. “Mi abuelo volvió en los años 60 y curiosamente ya no le atraían los rostros y costumbres de la gente sino la arquitectura y los paisajes. Son fotografías mucho más fantasmagóricas, más abstractas, un poco inquietantes. Aunque la técnica era la misma, había dejado de ser un fotógrafo experimental”, explica su nieto, Javier Ruiz Echagüe, historiador del arte y comisario de la exposición de Madrid.

Si para Vilatobà “el gran momento” era el disparo, nunca el retoque, Ortiz Echagüe destacó por ser un maestro de los pinceles, las muñequillas de algodón o raspadores capaces de transformar cada imagen. “Y esa fue la gran paradoja de mi abuelo. Utilizó técnicas pictorialistas para hacer un trabajo etnográfico”, añade Javier Ortiz Echagüe. “Se pasó cincuenta años haciendo su proyecto sobre la vida popular de España con técnicas no documentales pero con un propósito documental. Sobre esa tensión se sostiene toda su obra”.

Se cierra así el camino de los primeros exploradores. En torno a ese tira y afloja entre el documento y la ficción que la fotografía moderna sigue sin resolver.

Una de las fotos más raras de las exposición de Biblioteca Nacional es esta puesta de sol tomado desde la plaza de la Puerta del Sol de Madrid en abril de 1859.
Una de las fotos más raras de las exposición de Biblioteca Nacional es esta puesta de sol tomado desde la plaza de la Puerta del Sol de Madrid en abril de 1859.

Más información