Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el país europeo que más ha recortado en cultura desde 2011

Un estudio asegura que se ha frenado el incremento del gasto, de los más altos de hasta 2010

Las fundaciones SGAE y Alternativas señalan que la inversión entre 2000 y 2010 creció un 91%

Presentación del informe sobre gasto público europeo en cultura. Ampliar foto
Presentación del informe sobre gasto público europeo en cultura.

España es el país europeo que más ha recortado el gasto público en cultura desde 2011. A esta conclusión ha llegado un estudio elaborado por la Fundación SGAE y la Fundación Alternativas titulado El modelo español de financiación de las artes y las culturas en el contexto europeopresentado esta mañana en Madrid. El informe recoge "descensos significativos" en la inversión durante los últimos tres años que, en casos como la Secretaría de Estado de Cultura, ha registrado una reducción del 50% nominal en los presupuestos, según sus cálculos. El recorte, además, llega tras una década dorada para España: entre 2000 y 2010 fue el país europeo que más vio aumentar el gasto público en cultura.

El estudio recoge la aportación de las diferentes administraciones del Estado al gasto en el sector. En el año 2010 la Administración General del Estado invirtió 1.050 millones de euros, por los 1.769 millones de la Administración autonómica y los 4.042 millones de la Administración local. Al año siguiente, la propia AGE gastó 956 millones en cultura, por los 1.482 millones de la administración Autonómica y los 3.396 millones de la Administración local.

Entre 2009 y 2013, la mayor parte de las partidas presupuestarias del Ministerio de Cultura se redujeron entre un 32% (Teatro) y casi 80% (Promoción y Cooperación Cultural). Según el documento, la Distribución exterior aumentó un 1% y el gasto en Dirección y Servicios Generales de Cultura se mantuvo intacto, mientras la partida de Investigación y Desarrollo de la Sociedad de la Información, con 1.100 millones en 2009, desapareció completamente.

Eso se contrapone, según el informe, a la tendencia vivida entre 2000 y 2010, cuando España era el país europeo que más invertía en cultura teniendo en cuenta el crecimiento absoluto, con un aumento del 91% en el gasto público del sector en estos 10 años. Juan Arturo Rubio, uno de los artífices del estudio y profesor en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Barcelona, ha señalado que países como Polonia y Estonia presentaban crecimientos mayores en ese mismo período (del 205% y del 135% respectivamente), pero ha recordado que ambos Estados partían de una base mucho menor y, por lo tanto, el crecimiento absoluto es inferior.

Gasto cultural per cápita (euros por habitante)
País 2009 2010
Noruega 389 446
España 153 149
Italia 134 117
Alemania 112 117
Portugal 76 69
Irlanda 50 43

Si se compara a España, por el contrario, con países del centro y norte de Europa, con cifras de gasto público "casi estratosféricas", no sale bien parada. Si el Gobierno invirtió 149 euros por habitante en 2011 (un 2,6% menos que en 2009), Noruega y Holanda, que encabezan la lista, gastaron 446 y 338 euros respectivamente. El informe destaca entre los Estados centroeuropeos la excepción "muy relevante" de Alemania, "con datos muy modestos incluso a escala europea": 117 euros por habitante en 2011, la misma cantidad que Italia. A la cola en financiación cultural en 2011 están Irlanda (43 euros per cápita) y Letonia (51) con el descenso porcentual más alto con respecto al 2009: 12% y 16% respectivamente.

A nivel europeo, el documento distingue dos opciones en los países periféricos del euro: niveles de inversión "modestos" (Italia) o "muy modestos" (Grecia, Irlanda, Portugal), empeorados por los recortes llegados con la crisis. España, precisa el informe, escapó a esta tendencia, pero "la magnitud de los recortes anuncia sin ningún tipo de dudas un cambio de ciclo que amenaza con romper también esa singularidad". En resumen, el mundo cultural, "después de tres décadas de crecimiento casi sostenido, las gráficas y estadísticas culturales se expresan en números rojos en casi todos sus indicadores: público, ventas, facturación o empleo".

Antonio Onetti, presidente de la Fundación SGAE, ha señalado la exigencia de "redefinir el modelo" de gasto público, ya que "la cultura necesita financiación del mismo modo que lo necesita el alcantarillado de las calles". El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, ha reivindicado un sistema de patrocinio que sea "complementario" y no "sustitutorio". El Gobierno prometió regular e impulsar con una Ley de Mecenazgo antes del final de 2013, y Sartorius lanza una advertencia ante este modelo: las presumibles deducciones fiscales a las empresas finalmente "se convierten en ayudas públicas" y en tiempos de crisis "se corre el riesgo de que el dinero se concentre en las grandes ciudades", más apetecibles para las empresas.

Más información