Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los exiliados catalanes de Robert Capa, en un documental

El autor de 'El mundo que queríamos vivir' habla por primera vez en Albarracín del proyecto que se presentará en enero

Cynthia Young, responsable del archivo de Capa en Nueva York, y participante en el documental. Ampliar foto
Cynthia Young, responsable del archivo de Capa en Nueva York, y participante en el documental.

Fue el primer exilio que se documentó desde la imagen. El 15 de enero de 1939, el legendario fotoperiodista Robert Capa registró con su cámara en 101 tomas la huida de miles de civiles de Tarragona. El bando franquista acababa de tomar Tarragona, el bastión catalán, en los que fueron los últimos coletazos de la Guerra Civil española. El 15 de enero de 2014, cuando se cumplen 75 años de ese acontecimiento, se estrenará en la cadena catalana TV3 El mundo que queríamos vivir, un documental que quiere explicar desde los puntos de vista histórico, fotográfico y personal la tragedia de una jornada que puso punto y final a un año y medio durante el que cayeron 3.800 bombas sobre la capital tarraconense que causaron 230 muertos y 350 heridos. El trabajo, que está en proceso de rodaje y cuyo título es aún provisional, se ha dado a conocer esta semana por primera vez en el seminario de fotoperiodismo de Albarracín que organiza desde hace 13 años el fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez.

Explicar qué pasó aquel día, qué trabajo hizo Capa y desde dónde tomó las fotos son algunas de las preguntas a las que se intenta dar respuesta. “Encontrar lugares desde donde se realizaron imágenes y ver lo poco que han cambiado en 75 años es la forma de recordar, de familiarizarse con los hechos", relata Oriol Querol, director y guionista. “Intentamos averiguar quiénes son las personas que salieron en ellas, algo que hemos conseguido en algunos casos, y qué movía a Capa a trabajar en la Guerra Civil y en España", añade.

“Su trabajo es muy importante en la historia de la fotografía porque, hasta esta, las guerras no se cubrían bien. Su uso de la cámara en 35 milímetros fue revolucionario”, añade el historiador Carles Querol. Este analista, que ha participado en la investigación junto a más de una decena de expertos en el autor, ha sido responsable de encontrar las localizaciones exactas desde donde Capa disparó a lo largo de la carretera nacional 340 entre Barcelona y Valencia a su paso por Tarragona.

El trabajo de Capa de aquel 15 de enero no solo se ha investigado desde sus fotografías, sino también desde sus textos, entre ellos extensos pies de foto en los que reflejó sus impresiones. Se conmovía con la serenidad con la que los exiliados renunciaban a toda su vida, y se sorprendía al ver qué objetos decidían llevar en su camino hacia Francia, perseguidos por los bombardeos. “A menudo es extraño ver qué ve la gente como imprescindible; para ellas, un colchón es suficiente, y para el bebé cogen una cuna entera”, escribía.

El mayor obstáculo a la hora de rodar el documental, que parte de un trabajo de investigación iniciado hace seis años, ha venido de la cesión de derechos por parte de la agencia de fotografía Magnum, que posee la exclusividad sobre la obra del autor. “Alguien como Capa que vivió la foto como algo verdaderamente pasional que sirviera para mejorar la historia, se revolvería en su tumba si viera como hay que pagar cantidades absurdas cada vez que alguien quiere hacer algo con su trabajo”, ha denunciado el periodista Gervasio Sánchez.

Capa fotografió la Guerra Civil sin ocultar su afinidad con la causa republicana. “Quería mostrar lo que ocurría en España para advertir al resto del mundo de que la historia se repetiría si no controlaban a Hitler”, relata el historiador Carles Querol. Tras el español, no volvió a fotografiar un conflicto bélico hasta que estalló la Segunda Guerra Mundial. El daño había sido grande: perdió a su compañera sentimental, Gerda Taro, y él, que había entrado como fotógrafo, salió como un refugiado más. “Lo importante de Capa era su capacidad de acercarse al dolor y sentir su impacto para transmitir con decencia. Por eso se convirtió en un grandísimo fotógrafo”, ha recordado Sánchez.