Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica: 'Betrayal (traición)'

El vínculo del cuerno

"estrenada hace justo un año en el Festival de Venecia, parece una apuesta segura para amantes del cine, y quizá de la vida, fuera de norma"

El vínculo del cuerno

Al abordar la relación desde el lado más vulnerable y, en ocasiones, más interesante de la infidelidad, el de los cornudos, pero con aquella vuelta de tuerca con forma de espejo que le permitía también hablar desde la óptica de los practicantes/pecadores, la inmensa In the mood for love se convirtió en la película definitiva sobre el adulterio. Sin embargo, parece evidente que el vínculo que se forma entre el marido y la mujer engañados desde el instante mismo de la revelación, y que tiene tanto que ver con el dolor y la complicidad como con el morbo y la venganza, tiene gran atractivo emocional y artístico. Un vínculo por el que también pasó, en tono y maneras muy distintos, el Sydney Pollack de Caprichos del destino, y al que ahora se lanza, sin paracaídas y con voracidad, el ruso Kirill Serebrennikov en Betrayal (Traición).

ficha

BETRAYAL (TRAICIÓN)

Dirección: Kirill Serebrennikov.

Intérpretes: Dejan Lilic, Franziska Petri, Guna Zarina, Albina Dzhanabaeva.

Género: drama. Rusia, 2012.

Duración: 115 minutos.

Con un dominio de la elipsis que puede despistar al espectador poco atento, Serebrennikov articula su relato con la convicción de que la composición de un torrente formal que acompañe al torrente emocional debe resultar aún más esencial que el manejo de las reacciones y la lógica de los comportamientos. Al fin y al cabo, ¿qué actitud es plausible cuando se produce tal situación? Así, los elementos patrones de la naturaleza, tierra, agua, viento y fuego, le sirven para introducir al público en una marea de sentimientos difícil de superar. Película poco complaciente, Betrayal, estrenada hace justo un año en el Festival de Venecia, parece una apuesta segura para amantes del cine, y quizá de la vida, fuera de norma.