Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jeannette Arata, promotora de la música clásica en Argentina

Presidió durante 58 años la organización Mozarteum Argentino, que organiza conciertos de artistas de todo el mundo en el país sudamericano

Jeannette Arata de Erize, promotora de la música clásica en Argentina, murió el pasado día 8 en Buenos Aires a los 91 años. Presidió durante 58 años la organización Mozarteum Argentino, que monta conciertos de artistas de todo el mundo en este país sudamericano y beca a músicos locales para que continúen sus estudios.

Arata había nacido en la capital argentina el 30 de junio de 1922. Hija de un cirujano argentino y una madre francesa, de joven cultivó su amor por la música clásica asistiendo a conciertos en el afamado teatro Colón. A los 19 años se casó con el abogado Francisco de Erize, con quien tuvo dos hijos, Francis y Alberto. Erize y otros amigos se juntaban en casas para estudiar y disfrutar la interpretación de la obra de Mozart. En 1952 formaron a tal efecto el Mozarteum Argentino. Tres años más tarde le ofrecieron a Arata la presidencia y ella se encargó de que el club dejara las casas y comenzara a hacer conciertos más concurridos. Comenzó por organizar algunos en museos y más tarde llegó al Colón y a montar uno para 120.000 personas en la avenida 9 de Julio en 1987 con la Filarmónica de Nueva York dirigida por Zubin Mehta. “Jeannette fue una verdadera grande en la vida cultural de su país. Ayudó a innumerable cantidad de artistas y llevó a Buenos Aires a las más grandes orquestas e intérpretes del mundo. Todos vamos a extrañarla", dijo Mehta al enterarse del fallecimiento de la productora argentina.

A partir de la década del 60, Arata trajo a su país al compositor y director de orquesta Igor Stravinski, las sinfónicas de Viena y Chicago, el cantante Hans Hotter, el pianista Friedrich Gulda, Pierre Boulez con su Ensemble InterContemporain, la Filarmónica de San Petersburgo, el bailarín Rudolf Nureyev o el violonchelista Mstislav Rostropovich. La que en los últimos años ocupaba la presidencia honoraria del Mozarteum Argentino no solo consiguió que vinieran grandes artistas internacionales sino que también promovió la música clásica entre los jóvenes de su país. Creó en 1958 los llamados Conciertos del Mediodía, gratuitos, que todavía se ofrecen en el teatro Gran Rex. Hace tres años tocó allí la Orquesta del West-Eastern Divan del director argentinoisraelí Daniel Barenboim. También inventó los Abonos para la Juventud, con los que los menores de 25 años pueden acceder a conciertos a precios rebajados. Además, Arata promovió becas para que intérpretes y compositores argentinos se formaran en el exterior, como el pianista Nelson Goerner o la cellista Sol Gabetta, y para que los provenientes de las provincias de su país se educaran en Buenos Aires. En 2012, a sus 90 años, participó de la celebración del 60° aniversario del Mozarteum Argentino. Su legado continuará vigente.