Comic-Con: zombis y dólares en el mayor bazar de la industria del ocio

La cifra de asistentes de este año se espera que supere las 130.000 personas. En esta edición Jennifer Lawrence está entre las más esperadas del evento.

Asistentes a la Convención Internacional de Cómics que se celebra en San Diego, más conocida como Comic-Con.
Asistentes a la Convención Internacional de Cómics que se celebra en San Diego, más conocida como Comic-Con.AFP

Bienvenidos a la mayor concentración de fans del mundo. A la muestra más extensa de cultura popular en todos sus frentes. Año tras año, Convención Internacional de Cómics que se celebra en San Diego, más conocida como Comic-Con, se hace más grande. Cuando se cumplen 43 años de esa primera reunión de aficionados a los tebeos en los sótanos del hotel US Grant de San Diego, la cifra de asistentes de este año se espera que supere las 130.000 personas procedentes de todo el mundo. Una peregrinación a esta meca friki, donde los cómics no son más que la excusa.

Porque el centro de convenciones de San Diego, y por extensión las calles de esta ciudad fronteriza y costera, se ven invadidas estos días por lo último, actual y futuro, en el mundo del cine y de la televisión, del videojuego o de la narrativa popular. Un paisaje que al final solo tiene en común las pasiones que levanta, porque en la Comic-Con todo vale y los amantes de La guerra de las galaxias conviven con los seguidores de Breaking Bad haciendo cola para ver a los protagonistas de Los juegos del hambre o de Cómo conocí a vuestra madre vestidos de Superman, de Hello Kitty o de zombi.

En el caso de Dexter está claro que la serie tiene un no sé qué batmanesco que conecta con el público Michael C. Hall

Como confesó Michael C. Hall, protagonista de Dexter y este año uno de los platos fuertes de la convención con la presentación de la última temporada de esta serie de culto, el caso es buscar ese ángulo “super heróico” a cada una de las producciones asistentes.En el caso de Dexter está claro que la serie tiene un no sé qué batmanesco que conecta con el público”, describió antes de su cita con los fans en ese Hall H donde la energía de los 6.500 espectadores concentrados para ver cualquiera de las presentaciones que allí se hacen es vital para mantener una producción con vida o aniquilarla para siempre. Como dicen en Hollywood, es el cielo de los aficionados o el infierno de los estudios si lo que allí presentan no cuaja. Ese es el poder del boca oreja viral que genera la reacción de los congregados en la Comic-Con.

En ese cara o cruz se la juegan en esta edición dos superproducciones con aspiraciones a ser los nuevos Juegos del hambre o Crepúsculo. Se trata de Divergente y El juego de Ender, ambas basadas en obras homónimas de ciencia ficción, la primera de Orson Scott Card y la segunda de Veronica Roth. Ambas están orientadas hacia ese público adolescente que todavía va al cine y, más en concreto, a las mujeres. Porque si durante años el mundo de los cómics y de la ciencia ficción estaba dominado por los hombres, los aires están cambiando y el avance de las mujeres es innegable. No existen cifras oficiales pero representantes de la organización aseguran que el porcentaje de mujeres ha ascendido al 40% del total de los asistentes. El cambio se dejó notar con la llegada de la saga Crepúsculo y años después quedaría refrendado con Los juegos del hambre gracias a una protagonista que sabe luchar, tiene cerebro y es, sobre todo, una adolescente más. Nada que ver con esas otras heroínas del mundo de la ciencia ficción de antaño que, como Lara Croft, eran mujeres pensadas para un público masculino.

El nuevo ‘Godzilla’ será una de las grandes estrellas de esta edición

En esta edición Jennifer Lawrence está entre las más esperadas de la convención, con su primera aparición en este foro para presentar En llamas. Lo mismo ocurre con Shailene Woodley, protagonista de Divergente; Chloe Graze Moretz, con Kick-Ass 2 y Carrie; Lily Collins, en Cazadores de sombras, o Hailee Steinfeld, por Los juegos de Ender. Pasiones en algunos casos encontradas.

Ese es el peligro para esta última película, donde el interés de los seguidores se puede ver aplastado por la protesta convocada por el grupo que bajo el nombre de Geeks Out (algo así como frikis salidos del armario) ha llamado al boicot del filme por el talante conservador y en contra de los matrimonios del mismo sexo que tiene el autor de El juego de Ender.

Hay ofertas menos conflictivas y más esperadas. Por ejemplo, la del nuevo Godzilla. Los asistentes a esta convención podrán ver de cerca en qué consiste este nuevo lagarto gigante que promete aniquilar cualquier recuerdo de la fallida versión que hace 15 años ofreció Roland Emmerich y, de paso, llevarse por delante a toda la humanidad con tal de hacer taquilla. Por supuesto no hay Comic-Con sin superhéroes en sus presentaciones, un programa que irá desde una fiesta para la celebración del 75º aniversario de Superman con la presencia especial del primer número de Action Comics, tebeo del que parte esta saga histórica y cedido para la ocasión por Jack White, hasta esas primeras imágenes de Thor The Dark World (de regreso a Asgard tras la destrucción de Los Vengadores en la tierra), de Capitán América: The Winter Soldier, o de The Amazing Spider-Man 2, donde lo más esperado por los fans es ver, finalmente, cómo es el nuevo traje del hombre araña.

Los españoles Díaz Canales y Guarnido optan a dos Eisner, los ‘oscar’ del cómic

Pero como pasa desde otros años, la proliferación de series de género hará que el mundo de la televisión vuelva a ganarle terreno al del cine en la Comic-Con. Entre lo más esperado está la presentación de Almost Human, esa nueva incursión de J. J. Abrams en este medio, o Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D, creación del otro genio de la televisión, Joss Whedon, dispuesto a serializar las aventuras de los agentes de a pie que habitan el universo de Los Vengadores y donde la primera pregunta a responder es cómo cuenta con el agente Coulson (Clark Gregg) de protagonista si murió en Los Vengadores.

Son más los enigmas de una convención donde los estudios Fox han anunciado una presentación sorpresa (¿quizá X-Force, la esperada derivación de los X-Men?), donde se espera —o mejor dicho se desea— la presencia de George Clooney, ex Batman, seguro que friki de corazón y protagonista junto con Sandra Bullock de Gravity, el último trabajo de Alfonso Cuarón en el campo de la ciencia ficción, y donde se rumorea que por fin quedará confirmada esa adaptación del cómic La liga de los caballeros extraordinarios como posible serie de televisión.

Al fin y al cabo el invento se llama Comic-Con por algo y los tebeos todavía tienen su lugar en esta convención donde el último álbum de la saga Blacksad, Silent Hell, de los españoles Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, aspira a dos de los premios Eisner que se entregan a las mejores obras del año. Junto a ellos está el álbum de otro par de españoles, Javier Mariscal y Fernan Trueba, candidatos por la adaptación en cómic de Chico y Rita.

En el mundo de los tebeos también se espera la vuelta de un clásico, Neil Gaiman, a una de sus obras más conocidas, The Sandman: Overture mientras que el papel y el mundo de los apps se darán la mano en la Comic-Con gracias a la escritora alemana Cornelia Funke, también presente en este foro para compartir con sus fans MirrorWorld, la aplicación para iPad y otras tabletas que dan una realidad virtual a los mundos de papel creados en la saga de Reckless. Un mash-up de frikis y mainstream donde otra de las grandes dudas a resolver será cómo hacerse hueco en cualquiera de las fiestas programadas por toda la ciudad durante estos cuatro días, ya sean los zombis de The walking dead celebrando el décimo aniversario del cómic que les devolvió la vida; los vampiros de True blood de copas en el club Fangtasia reproducido para los fans en las calles de San Diego, o la fiesta que las conejitas de Playboy ofrecerán a las chicas duras de pelar de Kick Assy a sus fervientes seguidores.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50