Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el figurinista Javier Artiñano

El teatro y el cine pierde al gran escenógrafo, ganador de seis premios Goya y un Max

Fernando Fernán Gómez, J. Carlos Pérez de la Fuente o Ernesto Caballero colaboraron con él

Javier Artiñano, uno de los escenógrafos más relevantes de la escena española, ganador de seis Premios Goya y un Max de las Artes Escénicas. Ampliar foto
Javier Artiñano, uno de los escenógrafos más relevantes de la escena española, ganador de seis Premios Goya y un Max de las Artes Escénicas. Flickr

Javier Artiñano, uno de los figurinistas clave del teatro español de las últimas décadas, falleció hoy a los 71 años de edad en el Hospital San Chinarro de Madrid, de un cáncer que padecía hace algo más de dos años y que le tenía retirado de una profesión que ejerció incansablemente. Deja tras de sí unos cien diseños teatrales, entre escenografías y vestuario, y su intervención, siempre brillante y eficaz, en más de cuarenta películas y series de televisión. Su excelencia a la hora de trabajar estuvo avalada por seis Premios Goya, un Max de las Artes Escénicas y el Premio Ricardo Franco a toda una vida entre otros galardones.

Nacido en enero de 1942 en San Pedro Montes de Oca de Costa Rica se trasladó con su familia a España a los seis años. Su juventud la vivió en Santander, aunque siendo casi adolescente se trasladó a Madrid para formarse en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y en la Escuela de Artes Decorativas, donde se especializó en escenografía y figurinismo, etapa en la que tuvo de profesor a Francisco Nieva, lo que sin duda le influyó a la hora de elegir la especialidad en la que tanto ha destacado en la escena nacional, como auténtico conocedor del figurinismo, tanto en su concepción más universal, como en la que hace referencia al Teatro Clásico, campo en el que era un auténtico maestro.

un referente indiscutible en el mundo del teatro y maestro de maestros

Comenzó a trabajar en 1968 con el grupo teatral Los Goliardos donde realizó su primer trabajo profesional como diseñador de vestuario en La hora de la fantasía, de Anna Bonacci. Fue cuando se inició su amplia, reconocida y dilatada trayectoria, en la que destacan cientos de figurines teatrales para clásicos como La verdad sospechosa, de Ruiz de Alarcón; El Alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca; Don Juan, de Molière o La serrana de la Vera, de Luis Vélez de Guevara.

Tras el escenario ha colaborado con directores de la talla de José Luis Alonso de Santos, J. Carlos Pérez de la Fuente, Alfonso Zurro, Gustavo Pérez Puig, Sergi Belbel, Ernesto Caballero, o los ya fallecidos Manuel Collado, José Osuna, Jean Pierre Miquel y Fernando Fernán Gómez.

Fue precisamente con Pérez de la Fuente con quien recibió un Premio Max por su trabajo en Madre el drama padre, uno de los muchos montajes que hizo con este director que siempre tuvo a Artiñano como figurinista de cabecera. A este galardón al que hay que sumar otros muchos como el premio Butaca del Público de Barcelona en 2003, por Sábado, domingo y lunes, el Adrià Gual de la Asociación de Directores de Escena y el Talento de la Academia de Televisión. También recibió homenajes en 2010, en el Festival de Cine de Málaga o el último, el pasado año, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro que celebró un gran homenaje por sus más de cuatro décadas dedicadas por completo a la escenografía y al figurinismo en teatro, cine y televisión. En aquel acto, uno de los últimos en los que se vio a Artiñano, él quiso hacer extensible el homenaje “a todos mis compañeros, especialmente a Vitín Cortezo”.

Fue entonces cuando la actriz Mónica Randall confesó que “sería capaz de volver a hacer teatro sólo porque Javier me vistiera”. Tanto ella como sus compañeras Julia Gutiérrez Caba y Enma Cohem destacaron la gran admiración y el gran cariño que tenían a este hombre al que calificaron como “un referente indiscutible en el mundo del teatro y maestro de maestros”.

Póster de 'La conjura de El Escorial' (2008), última película como figurinista de Javier Artiñano. ampliar foto
Póster de 'La conjura de El Escorial' (2008), última película como figurinista de Javier Artiñano.

En ese acto, la actriz y directora de la muestra, Natalia Menéndez hizo referencia a la gran admiración que la profesión siente por Artiñano. Buena prueba de ello es la admiración que le profesaban compañeros de oficio, que en vez de ser competidores eran grandes amigos, como es el caso de Pedro Moreno. “Un hombre capaz de conseguir hacer grandes a los personajes más pequeños y grandes clásicos a los papeles protagónicos”, apuntó Menéndez, “Artiñano es merecedor de este reconocimiento porque a pesar de su timidez casi enfermiza, lleva cuarenta años, arropando actores y a actrices, haciendo soñar a los directores e iluminadores y caminando junto a escenógrafos”.

Una fructífera vida que ha compartido con su marido Juan Bayo.

La capilla ardiente de Artiñano se instalará esta mañana en el tanatorio Norte de Madrid Nuestra Señora de los Remedios y se espera que mañana sea incinerado.

Más información