Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una versión irónica (y bailada) de la copla

La compañía El Curro Danza Teatro repone ‘Tipical Ispanis’, un montaje coral y desenfadado que imagina los avatares de unos cómicos de la legua

'Tipical Ispanis. La decalogía de la Copla.Danzateatro en un irónico cabaret casposo'rn
'Tipical Ispanis. La decalogía de la Copla.Danzateatro en un irónico cabaret casposo'

La obra dura poco más de una hora pero obliga al espectador a una movilidad constante. Escaleras arriba, escaleras abajo, a la calle y en la propia sala DT Espacio escénico, sede muy activa de este conjunto. Hay hasta una procesión con nazarenos y paso decorado con una virgen. Pero el motivo que hilvana todas las escenas de principio a fin es la archifamosa tela de lunares, que en este caso, también es “papel de lunares” rojos sobre fondo blanco, o negros sobre fondo amarillo. Eso da un poco igual, el mensaje, la idea, está en exprimir el arquetipo y llevarlo más allá de sus límites. La obra de danza, así roza la instalación y en sus anteriores representaciones en Madrid ya tuvo un lleno diario absoluto.

La propia compañía describe así su propuesta La Decalogía de la Copla: “una apuesta por la ironía del género popular de la Canción Folklórica Española, como opción para la comunicación directa con el público, y como sólido sustento estructural para un lenguaje coreográfico de vanguardia; una exploración por sitios aparentemente no aptos para llevar a cabo representaciones; un ejercicio de humor; un guiño a la complicidad de los desdichados; la sátira de nuestras miserias; pero sobre todo, un modesto y respetuoso homenaje a los habitualmente olvidados residentes de las calles de la gran ciudad”.

Trabajo madurado y reescrito en varias ocasiones, DT mira retrospectivamente su trabajo con un relato lleno de gracejo y de ese tono que los caracteriza: “En octubre de 2000 ideamos este espectáculo y decidimos usarlo para investigar el manejo de espacios no convencionales. Nunca creímos que cumpliríamos con tanta variedad nuestras expectativas. Las rejas de una ventana, la barra de un bar, el portal de un edificio, una furgoneta, la plaza de toros del pueblo, muchas calles, andamios, varios vestíbulos de teatros y un sinfín de patios de butacas han sido escenarios para esta extraña aventura, quizá más parecida a una verbena que a una función de danza, en la que hemos visto involucrarse a un público heterodoxo: señores desconcertados de tener que abandonar su silla habitual, viejitas cantando conmovidas las canciones de su época, jóvenes alucinados descubriendo lo modernas que son las coplas de sus madres, niños divertidos jugando entre los bailarines, y, por qué no confesarlo, hasta alguna que otra abuela indignada con nuestra poca seriedad marchándose a media representación con aquello de "-Mari, vamos, que ya hemos visto bastante”. Detrás de la risas y del choteo, también se cuentan algunas historias amargas, se intuyen las tragedias no por domésticas menos importantes. Sus autores subtitulan Tipical Ispalis como “diez culebrones urbanofolklóricos para cinco peinetas y cuatro monteras”. Se olvidaron de los abanicos, pero también estarán presentes en la función. También, sin la menor misericordia, lo llaman: “Danza-teatro en un irónico cabaret casposo”. Para más información y algún que otro aperitivo de la velada, DT ha creado un blog para esta obra y sus muchos seguidores: http://tipicalispanis.blogspot.com.es/

 FICHA: “Tipical Ispalis”. Compañía El Curro. Espacio Escénico DT, Madrid. A partir del 11 de julio. http://www.dtespacioescenico.com