Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bogotá: rock gratis y en el parque

Rock al parque, un clásico de los festivales suramericanos, transcurre durante tres días, con 65 bandas y el cierre de Illya Kuryaki & The Valderramas

Vista general del público asistente al festival Rock al parque, en Bogotá.
Vista general del público asistente al festival Rock al parque, en Bogotá.

En Bogotá, el rock gratuito y al aire libre es un patrimonio cultural. Así lo demuestran las 19 versiones ininterrumpidas del popular Festival Rock al Parque, que como es costumbre ha tomado desde el sábado el parque Simón Bolívar, un enorme escenario natural que se ha convertido en el templo de los roqueros bogotanos.

Durante tres días, 65 bandas –15 internacionales– rotan sin interrupciones por tres tarimas, haciendo honor al que es considerado el festival gratuito y al aire libre más grande de América Latina y una de las grandes puertas de entrada al mercado musical en esa parte del continente. “Si alguien quiere desarrollar el mercado latinoamericano, una de las grandes opciones para difundir su material es Bogotá”, dice Andrés Cardona, coordinador artístico del festival.

Una muestra de ello es la presentación del dúo argentino Illya Kuryaki & The Valderramas, un clásico del rock suramericano que estuvo en Bogotá en la cuarta versión del festival, cuando aún eran una banda emergente y luego entrarían al hall de la fama de aquellos que marcaron a toda una generación en la década de los noventa. Aunque IKV salió de los escenarios por más de una década, esta pareja explosiva regresó en 2012 con un nuevo trabajo discográfico llamado Chances y será precisamente en Rock al Parque donde sentarán el precedente de su regreso.

Ya, desde sus inicios, el festival se consolidó como no lograron hacerlo otras iniciativas similares en Ecuador y Perú. Cuando nació –hace casi dos décadas–, los músicos bogotanos no tenían ni siquiera salas de ensayo ni sitios donde tocar y mucho menos medios de comunicación dedicados exclusivamente al rock, por eso sus creadores pensaron que hacer un festival gratuito era la mejor forma de retomar espacios en nombre de la música.

Rock al Parque nació de forma paralela con el boom del rock en español y a la creación de MTV, pero con la característica especial de que ser una iniciativa pública –respaldada por la alcaldía de Bogotá– que ha permanecido en el tiempo a pesar de la llegada de nuevos alcaldes. “Fue como un grito de paz en una época donde el terrorismo se había tomado muchos espacios, un acto de activismo político por parte de los jóvenes que ha girado en torno al rock”, explica Cardona.

Pero lo que empezó siendo una propuesta para Bogotá, rápidamente se volvió nacional y trascendió las fronteras. Desde la primera versión se contó con grandes invitados. Los roqueros de vieja data aún recuerdan el show de Fobia (México) en ese gran lanzamiento en 1995. Por el lado del reggae han participado tres integrantes de la familia Marley, así como importantes exponentes de metal mundial como Fear Factory. Otros inolvidables han sido el puertorriqueño Robi Draco Rosa, los mexicanos de Café Tacuba, el francés Manu Chao, Los Amigos Invisibles de Venezuela y el ya fallecido Luis Alberto Spinetta, una de las leyendas del rock en español. Fito Páez dijo al cierre de una de las versiones que “los conciertos de verdad los hacemos entre todos” y que esa era la magia de Rock al Parque.

El parque Simón Bolívar ha llegado a recibir a 310.000 roqueros y se calcula que el 18% vienen de fuera de Colombia. Buses a reventar con jóvenes de todas las ciudades llegan a Bogotá para aguantar las inclemencias del clima, incluso granizadas, con tal de ver a las grandes bandas. Rock alternativo, metal, punk, ska, fusiones latinas, hardcore –esta vez estará el cuarteto estadounidense Living Colour– y los más variados experimentos han tenido cabida, aunque esto no les guste muchos a los fieles seguidores de esta fiesta del rock. Los organizadores zanjan la polémica diciendo que el festival es un diálogo entre diversos géneros.

Pero las bandas internacionales no son el único gancho para movilizar a cientos de roqueros. Las nacionales y bogotanas tienen un lugar privilegiado, ya que el festival se parte en varias categorías, donde las locales audicionan para lograr un cupo. Este año fueron más de 300 agrupaciones las que buscaron entrar a la parrilla, de las que finalmente seleccionaron a 30.

Bambarabanda es una de esas bandas colombianas que ha ido creciendo a la par de Rock al Parque y que tiene como base la ciudad de Pasto, en el extremo más al suroeste de Colombia. Sus integrantes se definen como un colectivo artístico que trabaja la música tradicional campesina de esa región, cercana a los Andes. Hay acordeones, violines y charango que fusionan con algo de rock y funk. En su último trabajo, Surestar, exploran sonidos del Medio Oriente y polka. “Después de mucha gestión y porque queríamos estar en la tarima del festival, en 2009 nos llevamos el título de banda revelación. Ahora fue una sorpresa aparecer en el cartel y nos vamos con la parte más roquera”, dice su vocalista Juan Fernando Cano.

En el gran cierre estarán los explosivos Illya Kuryaki and The Valderramas, que harán saltar al parque Simón Bolívar con sus inolvidables himnos que mezclan rock, funk y hip hop como Abarájame, Jaguar House y a “mover el coolo”. Pero también tocarán lo nuevo. “Tienen una banda mucho más roquera, de artistas consagrados, con más funk”, dice, a modo de invitación, el coordinador artístico del festival.