Análisis
i

Un conjunto que llena un vacío

'Botella' de Georges Braque.
'Botella' de Georges Braque.

Esta semana fue un momento emocionante e histórico para el Metropolitan Museum of Art ya que anunciamos la donación al museo de la incomparable colección de 78 obras de arte cubistas de Leonard Lauder. Es una de las mayores contribuciones al museo en el transcurso de sus 143 años de vida, que se podría asemejar a las de J.P. Morgan, Louisine y H.O. Havemeyer, Benjamin Altman, Robert Lehman, Charles y Jayne Wrightsman y Walter Annenberg, que son colecciones transformadoras que han llegado al Met como parte de la larga tradición de la filantropía privada estadounidense.

Aunque la capacidad del Met de exponer más de 5.000 años de historia del arte es única, hemos carecido durante mucho tiempo de este elemento fundamental en la historia del modernismo. Ahora, el cubismo estará representado con algunas de sus obras maestras trascendentales que mostrarán su papel como movimiento innovador del siglo XX y como base de un diálogo artístico que sigue existiendo hoy en día.

Naturalmente, el maestro de los cubistas fue el gran español Pablo Picasso, que está representado con 33 obras excepcionales en la Colección Lauder. Su colaboración pionera con Braque para acabar radicalmente con el ilusionismo tradicional en la pintura revolucionó la manera en la que vemos el mundo (como dijo Juan Gris) y abonó el camino para la abstracción pura que dominó el arte occidental durante los 50 años siguientes. De hecho, una de las obras maestras de la Colección Lauder ya ha llegado a nuestras galerías: Mujer sentada en un sillón, el cuadro de Picasso de 1913 de su amante Eva Gouel, es una imagen atrevida e imponente, y un brillante ejemplo de la poderosa y erótica manipulación de la forma humana que realizaba Picasso.

Cuando miramos hacia el futuro, este magnífico conjunto de cuadros cubistas no solo colma un enorme vacío en nuestras colecciones, sino que también destaca muchas otras cosas en todo el museo. El potencial es extraordinario, y la creación de un nuevo centro de investigación sobre el arte moderno nos permitirá materializar esas posibilidades con un conocimiento muy amplio e importante. Esa es la ventaja de contar con una colección enciclopédica y, cuando se combina con la visión de un coleccionista como Leonard Lauder, el resultado es un increíble legado para generaciones de visitantes del Met de todo el mundo. Esperamos que los lectores de EL PAÍS se encuentren entre ellos.

Thomas P. Campbell es director y consejero delegado del Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50