Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Blancanieves’ gana en la 18ª edición de los Premios Forqué

Maribel Verdú, mejor actriz, y José Sacristán, mejor actor, en los trofeos que entrega EGEDA

El equipo de la película 'Blancanieves': de izquierda a derecha, el productor Ibon Coremenzana, la actriz Maribel Verdú, el director Pablo Berger y la también actriz Macarena García. Ampliar foto
El equipo de la película 'Blancanieves': de izquierda a derecha, el productor Ibon Coremenzana, la actriz Maribel Verdú, el director Pablo Berger y la también actriz Macarena García. EFE

Blancanieves, de Pablo Berger, ha sido la mejor película española en 2012 para los votantes de los premios Forqué. Sus rivales para el galardón eran Lo imposible, de J. A. Bayona; Grupo 7, de Alberto Rodríguez, y El artista y la modelo, de Fernando Trueba. Los Forqué son los galardones que desde hace 18 años entrega EGEDA, la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales. Ibon Cormenzana, de Arcadia Films, recogió muy emocionado el galardón, junto a otros productores y el director Pablo Berger. Con el trofeo, otorgado a un drama en blanco y negro y silente, el filme se convierte en el gran favorito para los Goya.

En el patio de butacas de los Forqué estaba el Ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, justo en el acto en el que el año pasado dijo que era “uno de los vuestros” en el mundo del cine, jugando con el título del filme de Martin Scorsese. Y justo por ahí atacó el presentador Álex O’Dogherty, que como el año pasado apostó por lo musical, con canciones más adecuadas para otro tipo de eventos, y no en este, que reunió a toda la industria española del cine –estaban todos los que son- en los teatros del Canal. Enrique Cerezo, en su discurso como presidente de EGEDA, habló directamente al ministro, al que le presentó la calidad de la cinematografía española y la subida de cuota de pantalla. “El cine español ha hecho marca española antes de que existiera este concepto”. También recalcó la importancia del idioma, su capacidad de crear empleo y su impulso tecnológico. Y deseó que el recorte de las ayudas derive en un nuevo modelo. “Ministro, puede contar con nosotros para mejorar nuestra industria”, dijo antes de recalcar lo importante de las negociaciones que se mantienen actualmente.

El único premio que sabía a priori era la Medalla de Oro para Gerardo Herrero, que reconoce la carrera de uno de los productores españoles con más vasta carrera, potente currículo y que más ha apostado por la conexión sudamericana –ganó el Oscar con El secreto de sus ojos-. Herrero ha acabado compaginando la producción con la de dirección. En su discurso recordó su carrera de 120 títulos, de la presión que se siente cada vez que empieza un filme. “Es como escalar una montaña, corres constantemente el peligro de despeñarte”. Recordaba que un país sin su cine es “incompleto”. “Es un día feliz para mí, pero tengo la amarga sensación de no haber sabido convencer a los poderes políticos de la importancia de cine”. Recordó la importancia de compaginar industria y cultura, en estos momentos de cambios de leyes, y reclamó “que los productores españoles tuvieran los mismos derechos que los productores ingleses y franceses”. Finalizó dedicando la Medalla a sus compañeros: “Sin nosotros, los productores, no hay películas”.

José Sacristán, con Madrid, 1987, ganó el premio a la mejor actuación masculina, en el que competía contra Antonio de la Torre, por su trabajo en Grupo 7, y Jean Rochefort, por El artista y la modelo. Los tres se verán las caras en los Goyas, aunque allí, el próximo día 17 de febrero, Sacristán defenderá su labor en El muerto y ser feliz. El madrileño agradeció que el jurado recordara una película como Madrid, 1987, de David Trueba, antes de homenajear al cineasta que da nombre a los galardones, José María Forqué, “a quien admiré mucho”, y a sus compañeros fallecidos “demasiado pronto”.

Maribel Verdú fue elegida como mejor actriz y derrotó a Macarena García, su compañera en Blancanieves, y a Carmina Barrios, por Carmina o revienta. “Como no sé si me van a dar más premios por esta película, suelto hoy todo lo que tengo que decir”. Y recordó a Barrios y a García, sus rivales: “Macarena, sin Blancanieves no hay madrastra”, antes de hablar de la experiencia gratificante de correr esta aventura con Pablo Berger.

En los Forqué se recordó a los fallecidos con un buen video que fue mejorado con la presencia posterior en el escenario de cinco de los familiares. En nombre de ellos habló Luis Merlo, hijo del actor fallecido Carlos Larrañaga.

El mejor filme de animación del año fue, no cabía ninguna sorpresa, para Las aventuras de Tadeo Jones, de Enrique Gato.

El acto se cerró con unas palabras del ministro José Ignacio Wert, que habló de esperanza y oportunidades del cine español. También de la potente cosecha de 2012, “de la que todos debéis estar orgullosamente satisfechos”. Si el año pasado usó el título del filme de Scorsese, en esta ocasión, y homenajeando a Herrero, su productor, mencionó la argentina Todos tenemos un plan, de Ana Piterbarg, en referencia a las negociaciones que se mantienen actualmente para una nueva Ley del Cine.

De las diecisiete ediciones precedentes, en once ocasiones el triunfador en los Premio Forqué ha repetido días después en como ganador en los Goya. A esta 18ª edición han concurrido 106 largometrajes de ficción, 40 documentales y 11 largometrajes de animación, estrenados entre el 1 de diciembre de 2011 y el 30 de noviembre de 2012.