Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA DE 'LA PEQUEÑA VENECIA'

Mafias chinas en Europa

Historia de amor imposible, tanto por la edad como por la procedencia de sus protagonistas: una joven china y un pescador eslavo 30 años mayor

Mafias chinas en Europa

Para los que aún se preguntan cómo es posible que una red de extorsión, blanqueo, importación ilegal, empresas tapadera y no se sabe cuántas cosas más, como la recientemente descubierta en Madrid y comandada por un hasta entonces impoluto ciudadano chino amante del arte, hiciera su trabajo ante el silencio de cientos, quizá miles de implicados en mayor o menor medida, ya fueran delincuentes o atrapados en el engranaje laboral, solo tiene que ver La pequeña Venecia, película de la italiana Andrea Segre, ambientada en Chioggia, en la provincia de Venecia, localidad con la pinta de hermosa ciudad de su hermana mayor, pero con verdades interiores mucho menos atractivas, que son retratadas por su directora con delicado humanismo.

Apariencia y realidad, tradición y modernidad, se unen ya en la magnífica primera secuencia: dos mujeres chinas montan en la oscuridad un homenaje a un mítico poeta chino; deseos, velas rojas, honras fúnebres, planos cortos. Y, sin embargo, la tenue luz, la tranquilidad, el sosiego, dan paso a una puerta abierta como un estallido, al plano general, a una gélida luz de tubo fluorescente que muestra un diminuto cuarto de baño, a un hombre chino que orina en el váter de espaldas a las mujeres y que espeta con desprecio: “Pero, ¿qué hacéis? ¡Si estamos en Italia!”.

La pequeña Venecia es una historia de amor imposible, tanto por la edad como por la procedencia de cada uno de ellos (una joven china y un pescador eslavo 30 años mayor), pero sobre todo por las imposiciones mafiosas, por la tiranía social. En su primera obra de ficción después de tres documentales, Segre despliega con cadencia exquisita sus numerosos subtextos (la soledad tras la jubilación, la importancia de la tradición y del legado, la moderna esclavitud, la amistad, la universalidad del trabajo bien hecho…) y el relato, sencillo pero nunca simple, sin discursos, con la sutileza en el diálogo de frase corta pero intensa, impone una calma que contrasta con el volcán de sentimientos. Una película preciosa.

LA PEQUEÑA VENECIA

Dirección: Andrea Segre.

Intérpretes: Rade Serbedzija, Zhao Tao, Marco Paolini, Roberto Citran, Giuseppe Batiston.

Género: drama. Italia, 2011.

Duración: 100 minutos.