Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gardel era francés

Un libro desvela la partida de nacimiento del padre del tango

Carlos Gardel, durante una grabación.
Carlos Gardel, durante una grabación.

Diez años no son nada cuando se trata de investigar dónde nació el padre del tango, muerto en 1935 en un accidente aéreo en Medellín (Colombia) y nacido 45 años atrás… ¿Dónde? ¿En Toulouse (Francia) o en Tacuarembó (Uruguay)? Está claro que Carlos Gardel pasó la mayor parte de su vida en Argentina. Pero solo después de diez años de investigación, los franceses Georges Galopa y Monique Ruffié junto al argentino Juan Carlos Esteban han podido arrojar luz sobre una incógnita que acompañó al mundo del tango durante más de siete décadas.

La semana pasada presentaron en Buenos Aires el libro El padre de Gardel (Proa Amerian Ediciones), donde se cuenta cómo el 11 de diciembre de 1890 fue inscrito en el registro civil de Toulouse un bebé con el nombre de Charles Romuald Gardes, supuesto hijo no reconocido de Paul Jean Lassere, un ladrón que abandonó a la madre y al hijo nada más nacer y pasó buena parte de su vida en la cárcel. En aquella época, a las madres de hijos no reconocidos las echaban de casa. Así que el bebé llegaría a Argentina con su madre a los dos años y tres meses de su nacimiento para convertirse, algunos lustros después, en Carlos Gardel. En la documentación obtenida por los tres investigadores no consta que les acompañara nadie más. En cuanto a la paternidad, aún quedan por efectuarse pruebas de ADN para certificar con absoluta seguridad que Lassere era el padre. Pero respecto al lugar de nacimiento, ya no hay dudas: los autores aportan una foto con la partida de nacimiento.

En una entrevista publicada por el diario argentino La Nación, Juan Carlos Esteban cuenta a qué se debía esa confusión sobre su nacimiento en Uruguay: “Gardel nació en 1890 y, cuando en 1914 se declara la Primera Guerra Mundial, él tenía 24 años y era ciudadano francés en la Argentina entonces hubiera tenido que concurrir al Consulado Francés para inscribirse y marchar al frente. Gardel, por su formación y porque se sentía eminentemente argentino, no tenía un sentimiento patriótico de compromiso con Francia. Sí lo tenía con la Argentina. Entonces, no concurrió a registrarse. En 1920 la compañía de Rosas lo convocó para viajar a España por una temporada teatral. Él estaba indocumentado, porque el hecho de no concurrir a la embajada para registrarse como ciudadano francés le impidió recibir la cartilla militar y el registro en gendarmería. Entonces, él decidió en 1920 inscribirse en el consulado uruguayo amparándose en una legislación muy particular para súbditos uruguayos residentes en otros países. Se registró como uruguayo nacido en Tacuarembó tres años antes de su verdadero nacimiento: se anotó como nacido el 11 de diciembre pero de 1887. En vez de poner Gardes, se inscribió como Gardel, su nombre artístico.

Existe otro gran rumor sobre la supuesta homosexualidad de Gardel. Pero los autores de El padre de Gardel no han profundizado en ese aspecto. Cuando le preguntan a uno de los autores qué se sabe de las mujeres de Gardel, Esteban responde en la citada entrevista: “Era un hombre casado con su profesión y muy amante de su madre. Además, en aquella época se hacía un culto de la discreción con la mujer. Completamente distinto a ahora. Él era muy reservado, trascendió muy poco su amor con Isabel del Valle, casi una acompañante que estuvo con él mientras no tuvo trascendencia mundial. Convivieron entre el 24 y el 32. La mostraba muy poco en público y muy pocos sabían de esa relación”.