Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El México más mexicano

El documental ‘Hecho en México’ de Duncan Bridgeman se estrena el 21 de septiembre

Participan figuras como Juan Villoro, Chavela Vargas y Diego Luna

Fotograma del documental 'Hecho en México'.
Fotograma del documental 'Hecho en México'.

“El imperio de los chingones terminará cuando los agachados dejen de admirarlos, pero mientras tanto ambos bandos colaboran en la destrucción del país”. Lo dijo el escritor mexicano Enrique Serna sobre El laberinto de la soledad de Octavio Paz, considerado el mayor ensayo sobre la mexicanidad. El documental Hecho en México, del británico Duncan Bridgeman, refleja una nueva época en la que, aunque los chingones siguen chingando, los agachados ya no están tan agachados, ni son tan adulones. El filme estrenó el festival MexFest de Londres el pasado viernes y llega a los cines el 21 de septiembre. Las imágenes prometen una fiesta para los sentidos. Tal como el país al que representan.

A pesar de la violencia, el fraude, la corrupción, la desigualdad y las pésimas noticias que día a día aparecen en los medios, México siempre se hace querer. Sus habitantes, lejos del patriotismo barato de bandera e himno nacional, declaran el amor a su tierra, a su comida y a su naturaleza. Y así es Hecho en México, una declaración de amor colectiva a un país único. El tráiler es un fiel reflejo de lo que un extranjero encuentra en el territorio azteca: un imaginario único y surrealista, con una energía inigualable que a veces deja sin respiración. Un universo que aglomera las culturas más contradictorias que nadie pudiera imaginar y que está experimentando cambios decisivos en los que se juega su vigorosa identidad. Sobre ello reflexionan intelectuales como Juan Villoro y Elena Poniatowska, actores como Diego Luna y Daniel Giménez Cacho, y sobre todo músicos de muy distintas tendencias como Lila Downs, Chavela Vargas, León Arregui, Alejandro Fernández, Adanowsky y Julieta Venegas entre otros.

El tráiler es frenético y adictivo. Un clavadista salta al mar desde una roca mientras un luchador enmascarado simula pisar la cabeza de su enemigo. Una pirámide contempla el atardecer crepuscular de la selva y un rascacielos asoma su rostro cristalino en medio del smog de la capital. Mientras una jauría humana colisiona cruzando la calle, un niño canta una cumbia en lengua indígena en medio del páramo. Gente humilde conviviendo con la naturaleza. Gente sofisticada desviviéndose en una ciudad monstruosa. Sonidos, corazón, espiritualidad, esperanza… Cualquier documental que hable sobre México arrancaría con alguna de estas estampas. Este experimento musical apuesta por todas ellas, para mostrar la belleza en el contraste, como un mural de Diego Rivera.

Conversaciones esclarecedoras, una fotografía deliciosa y ritmos endiablados que hacen bailar a ricos y a pobres. Una reflexión musical sobre la mexicanidad, en clave documental. ¿Conseguirá cumplir la expectativa del tráiler e ir más allá que un videoclip simpático y folclórico?