Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la vejez, películas en las salas

Baja la asistencia al cine, pero crece la media de edad de los espectadores. Además,

Hollywood produce un tercio de sus filmes con la vista puesta en la tercera edad

Un fotograma de '¿Y si vivimos todos juntos?
Un fotograma de '¿Y si vivimos todos juntos?

Los martes son los nuevos viernes. Al menos para las salas de cine en Madrid. Porque los martes de junio cualquier espectador de más de sesenta años paga solo un euro por su entrada en 450 salas de cine. Y se nota. Más este 2012, que el Programa Mayores de Cine de la Comunidad de Madrid coincide con la Eurocopa y la crisis. Resultado: estas últimas semanas los martes han hecho más taquilla que los viernes y los miércoles —el tradicional día del espectador—. En sus siete ediciones han sumado más de 2,7 millones de espectadores y el año pasado “el 77,22% de los espectadores de los martes procedían de este programa”, apuntaba hace unos días Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad.

En Reino Unido se ha duplicado en 10 años la audiencia de más de 45 años

Otros años estos datos eran llamativos, pero en esta ocasión se han vuelto importantes. Porque el pasado fin de semana la taquilla del top 20, el listado con las veinte películas que más han recaudado en España, superó por muy poco los cinco millones de euros, de los cuales 3,2 millones los había logrado Tengo ganas de ti. El anterior fin de semana llegaron a los cuatro millones y el precedente, el primero de la Eurocopa, que empezó el 8 de junio, apenas llegó a los 3,5 millones. En un fin de semana medio en estos tiempos de crisis la taquilla del top 20 debería sumar unos ocho millones. Desde la distribuidora Fox apuntan: “Los moviegoers [los aficionados que van repetidamente al cine] son en todo el mundo los adolescentes. Y en España la crisis y el fútbol han ido directos a este segmento de población. En cambio parece que los veteranos siguen yendo sin cambiar sus hábitos”.

Fox es el mejor ejemplo de los tiempos que corren. Primero, porque han retrasado el estreno de Prometheus, de Ridley Scott: mientras en el resto del mundo —al igual que ha ocurrido con Madagascar 3, de marcha por Europa— ya está en las salas, en España llegará tras el fin del fútbol. Segundo, uno de sus filmes, protagonizado por gente de la tercera edad y destinado principalmente a ese público, El extraño hotel Marigold, ha recaudado unos buenos 3,5 millones de euros. Todos los entrevistados aseguran que, más allá de ese obvio tirón juvenil, en España no hay estudios exhaustivos de espectadores por edades… Pero sí en Reino Unido. El diario The Guardian apuntaba hace unas semanas que un tercio de las producciones de Hollywood se hacen pensando en las audiencias adultas, porque estas cifras habían llamado la atención de las majors: entre 1995 y 2010 el número de estadounidenses mayores de 50 años que iban regularmente al cine había crecido un 68%; en Reino Unido, los mayores de 45 suponían un 14% de los espectadores en 1997, y un 30% en 2008; finalmente, en Estados Unidos en 2010 el segmento de 18 a 24 años había caído un 12% dentro del total de espectadores de cine.

En Madrid, por una promoción, los martes son el 77% de los espectadores

¿Y qué películas ven? Obviamente, menos Harry Potter y Los vengadores, y más Cisne negro, El discurso del rey, Intocable, El topo, Los descendientes, Mamma mía!, No es tan fácil, The artist, La dama de hierro e incluso títulos que parece filmados ex profeso para este grupo de población: ¿Y si vivimos todos juntos? (con Jane Fonda y Geraldine Chaplin) la ya mencionada El extraño hotel Marigold o Tres veces veinte años (con Isabella Rossellini y William Hurt). Miguel Morales, de Wanda Films, distribuidora de este último título, cree que aún no se rueda pensando en la tercera edad, “pero está claro que existe ese público afín”. Él aún no ha comprado pensando en ese segmento, “aunque tampoco he adquirido nunca un filme del que no tuviera claro a qué público iba enfocado”. Y señala que ese público más adulto se nota en la recaudación de los cines del centro de las ciudades, “donde el martes es el nuevo viernes para las salas”. Parecería que Meryl Streep fuera la estrella de este público. “Puede que sí, aunque La dama de hierro está pensada para un público más amplio”.

Adolfo Blanco, de A contracorriente, la distribuidora de Intocable y Profesor Lazhar, incide en el hundimiento en España del público adolescente. “Estamos perdiendo la audiencia joven. En nuestro caso, distribuimos pensando en gustos sofisticados, con lo que la caída nos afecta menos… pero nos afecta”. El primer trimestre del año la taquilla española ha caído un 18,8%, según Arturo Guillén, presidente de Rentrak España y vicepresidente europeo. Abril fue mejor, pero mayo volvió a hundir las cifras. Como apunta Blanco, “hemos perdido casi 12 millones de espectadores, sobre todo jóvenes, que además han huido especialmente de los títulos españoles. Perdemos nuestro mercado natural: el patrio. En cuanto a los mayores, está claro que con la edad vuelve el hábito de consumo en las salas".